Malhumor financiero. Se acentuó la caída de los bonos a la espera del dato de inflación