Se aceptan los títulos, pero con condiciones

Sólo algunos sirven para pagar impuestos Aunque los bonos circulan en todo el país, muchas provincias emisoras luego no los reciben o sólo los admiten en un porcentaje limitado Las diferencias entre los patacones "A" y "B"
Sólo algunos sirven para pagar impuestos Aunque los bonos circulan en todo el país, muchas provincias emisoras luego no los reciben o sólo los admiten en un porcentaje limitado Las diferencias entre los patacones "A" y "B"
(0)
31 de enero de 2002  

Los bonos circulan en casi todas las provincias, con ciertas variaciones en su aceptación y uso. En el interior del territorio bonaerense, por lo pronto, se usan hasta para viajar en taxi.

En Córdoba circula la Lecor; en La Rioja, el Evita; en Formosa, el Bocanfor; en Chubut, el Patagonia; en Chaco, el Quebracho; en Entre Ríos, el Federal; en Tucumán, la serie 4 del Tucu, y en muchas de estas y otras provincias, la Lecop nacional.

Sin embargo, un efecto paradójico de la economía posbonos comienza a percibirse entre los propios Estados emisores de estos títulos.

Muchas provincias desconocen la validez de los bonos para el pago de tasas o impuestos, o hacen diferencias entre sus distintas versiones, como ocurre con las series "A" y "B" de los patacones, que tienen distintos vencimientos.

Otras provincias, más "comprensivas", sólo admiten que se pague con bonos un porcentaje de las obligaciones provinciales, aunque éste no siempre equivalga al aplicado para el pago de los salarios de los empleados públicos.

"Agarramos patacones y Lecop, si no, no hay ventas -dice Gabriel, el cajero de la panadería La Royal, de Uruguay al 400-. Nuestras ventas con bonos apenas si llegan al 20%, pero sabemos que los bonos se mueven más en la provincia.

"De esos bonos de acá, los porteños, por ahora no sabemos nada, mientras que la serie "B" de los patacones es complicada porque no todos los aceptan -añade-, pero nosotros luego pagamos ciertos impuestos o los colocamos en algún banco."

Cajas de ahorro en patacones

Por lo pronto, el Banco Provincia habilitó cajas de ahorro en las que se pueden depositar patacones. Según un vocero de la entidad, ya se abrieron cerca de 15.000 cuentas.

Para Eduardo, el panchero que ubicó su puestito hace tiempo en la esquina de Bouchard y Alem, los cálculos son más simples. "Se aceptan patacones", anuncia en un cartelito. "Pero los proveedores sólo aceptan el "A"", advierte.

"Muevo entre 10 y 20 patacones por día, las Lecop casi no se ven y si no acepto los bonos, pierdo mi clientela fija -explica-. Hoy, por ejemplo, le cambié diez patacones serie "B" por un billete de $ 10 a una cliente amiga, porque si no, no podía viajar en micro."

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.