Reclamos salariales: urgentes negociaciones en el Sur. Se agrava el conflicto con los petroleros