Se agudizan los síntomas de crisis

Cayeron el empleo en blanco en la construcción, el transporte de carga, la demanda eléctrica y el turismo
(0)
30 de mayo de 2009  

En menos de un año, casi 40.000 trabajadores de la construcción perdieron su trabajo o, en el mejor de los casos, pasaron a la informalidad. La destrucción de puestos de trabajo en uno de los sectores que motorizó la creación de empleo luego de la caída de la convertibilidad se profundizó en el primer trimestre de este año: hubo una caída interanual del 7,8%, la peor desde el último trimestre de 2002.

Se trata de otro síntoma recesivo de la economía, que se suma a cifras negativas de la actividad de algunos servicios, como el transporte o la hotelería, que se conocieron ayer.

La construcción tenía en el primer trimestre de este año 381.390 trabajadores registrados. Fue la menor cifra de los últimos dos años. Desde el pico que marcó el empleo en el segundo trimestre del año anterior, el sector ya perdió 39.095 puestos de trabajo en blanco.

La cifra quedó plasmada en el informe de abril del indicador sintético de la construcción (ISAC), que ayer difundió el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). El dato no es elaborado por ese organismo, sino que surge del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA). El Indec sólo difunde la cifra en su informe. El indicador no incluye el empleo en negro. En otras palabras, la pérdida de puestos de trabajo pudo ser mayor si se asume que el empleo informal también se achicó.

No son las únicas cifras negativas del informe oficial. Al igual que la industria (según lo que señalan los indicadores privados), la construcción ya cruzó el umbral de dos trimestres consecutivos de caída interanual, que confirma un cambio de ciclo. Según las cifras oficiales, a la caída del 2% en el último trimestre del año anterior le siguió una del 1,7% en los primeros tres meses de este año. Como la actividad volvió a caer en abril (un 3% en relación con el mismo mes del año anterior, según la serie desestacionalizada del ISAC), el retroceso acumulado en los primeros cuatro meses del año fue mayor: llegó al 2,7 por ciento.

En el primer cuatrimestre, creció la actividad en la construcción de viviendas y en las obras viales, pero hubo caídas en el resto de las obras de infraestructura, en las construcciones petroleras y en la de edificios destinados a otros usos que no sean viviendas. A esto se suma que la superficie autorizada para construir, un indicador sobre la tendencia futura de la actividad, cayó un 22,7% en abril, según las cifras de la nómina de 42 municipios que releva mes tras mes el Indec.

Con una marcada heterogeneidad entre los rubros que lo componen, el consumo de servicios públicos aumentó un 9,9% en abril respecto del mismo mes del año anterior, según la serie desestacionalizada del indicador sintético de servicios públicos (ISSP). Fue la suba interanual más importante desde agosto del año anterior.

Detrás de esa mejora, estuvo la fuerte caída del 27,8% del transporte de carga (una variable muy influida por el desplome del comercio a causa de la crisis global) y del 3,3% en el tránsito de vehículos por los peajes. Otro síntoma claro del deterioro de la actividad económica fue aportado por la caída del 2,1% en el consumo de energía eléctrica, que acumuló así un descenso interanual del 0,9% en los primeros cuatro meses del año.

El turismo también sufre la crisis: las pernoctaciones de turistas en hoteles y establecimientos parahoteleros cayó en el primer trimestre de este año un 11,6% respecto del mismo período de 2008.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.