Se aprobó con condiciones la venta de Pecom a Petrobras

La empresa estatal brasileña se comprometió a desprenderse de Transener en el futuro
Francisco Olivera
(0)
14 de mayo de 2003  

El Gobierno aprobó ayer la venta de la empresa argentina Pecom a la compañía Petrobras con una condición que fue aceptada por la firma estatal brasileña: en el futuro, sin ningún plazo, la transportadora de electricidad Transener, que forma parte del paquete, debe ser vendida a otro grupo, que el Poder Ejecutivo procurará que sea nacional.

En rigor, es poco lo que se sabía ayer acerca del futuro de Transener, la mayor concesionaria del sistema de transmisión de electricidad nacional. En el Gobierno alentaban la posibilidad de encontrar compradores argentinos. "Transener es negocio, porque la privatización eléctrica fue una de las mejores y tiene un buen marco regulatorio. Seguro que habrá compradores", se esperanzaba un funcionario del Gobierno ante la consulta de LA NACION.

Cuando hablan de interesados, en el Poder Ejecutivo recuerdan a los mismos grupos empresarios que, en voz alta o baja, se opusieron a que se incluyera a Transener en la operación: Techint, Pescarmona, Roggio y Cartellone, entre otros. Tras la última reunión de la Unión Industrial Argentina con Duhalde se difundió un comunicado de la central fabril en el que se señalaba la preocupación por esa transferencia. Sin embargo, se hizo difícil en las últimas semanas separar las certezas de los ímpetus electorales. Tanto que en la compañía brasileña mostraron fastidio con el tratamiento que el Gobierno le había dado al tema.

La cuestión tiene varias aristas. En Brasil coexisten dos sensaciones: malestar en algunos sectores, y una deliberada tolerancia hacia la Argentina en otros. El mal humor corresponde a directores o gerentes que llevan tiempo en la empresa y a la cancillería brasileña, que ven la intromisión del gobierno argentino como una medida populista que no le dará ningún rédito político.

La tolerancia, en cambio, puede encontrarse en el presidente Luiz Inacio Lula da Silva y en el titular de la empresa, José Eduardo Dutra, ex senador del Partido de los Trabajadores (PT), que afirman que una negativa perjudicaría al presidente Eduardo Duhalde y, por ende, a Néstor Kirchner, al que respaldaron en la campaña electoral. Las objeciones por el arancel al azúcar, sumadas a trabas en la iniciativa propuesta por Duhalde, serían excesivas, razonan los brasileños que acompañan a Lula.

Dudas empresariales

Los otros cuestionamientos surgen en la Argentina. No son pocos los empresarios que advierten presiones por parte de distintos grupos nacionales que pujan por quedarse con Transener. Eso, al menos, entorpece las cosas, piensan. Podría argumentarse, con todo, que esos mismos grupos tuvieron la posibilidad de comprar Transener antes de la venta a Petrobras. Pero la respuesta tiene lógica: hoy, en default y con 400 millones de dólares de deuda, la empresa tiene un precio mucho menor que hace un año. Además, una vez que comiencen a resolverse los temas pendientes en el sector de los servicios públicos, con aumento de tarifas y reestructuración de deuda incluidos, la compañía será perfectamente viable.

Aun con la aprobación, la pregunta que subsiste es: ¿cómo hará el Gobierno para que Petrobras le venda Transener a una empresa argentina? El acuerdo al que la firma brasileña llegó con las autoridades indica que la operación se haría en las condiciones que prevé la ley 24.065 del marco regulatorio argentino y que será supervisada por el Ente Nacional Regulador de Electricidad (ENRE) y por la Secretaría de Energía. Así, el Gobierno podría oponerse a un eventual interesado extranjero.

En silencio

Ayer, obtener una declaración de un directivo de Petrobras, tanto en Brasil como en la Argentina, fue imposible.

Habitualmente cerrada a las declaraciones públicas, la compañía emitió un escueto comunicado en el que ratificaba lo que aquí anunciaba el Ministerio de la Producción, que conduce Aníbal Fernández. "Pecom Energía se compromete a desinvertir el total de su participación en el total de Transener SA", señala el texto.

En los últimos tiempos, los pocos directivos que hablaron se preocuparon por insistir en que el concesionario eléctrico no estaba en los planes de Petrobras. "Consideramos que Transener no es el core business (núcleo del negocio) de Pecom", dijo a LA NACION la semana pasada el brasileño José Sergio Gabrielli de Azevedo, director financiero de la firma estatal.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.