Se complica aún más la relación con España, que redobla su apoyo a Repsol

En el gobierno de Rajoy recibieron con sorpresa y malestar las ventajas que le otorgó la Argentina a Chevron; estiman que el acuerdo beneficia la posición española en los juicios por YPF
Martín Rodríguez Yebra
(0)
17 de julio de 2013  

MADRID.- Al convalidar el acuerdo YPF-Chevron, la presidenta Cristina Kirchner firmó también la renuncia a normalizar en el futuro cercano su relación con España.

Dos altos funcionarios confirmaron a LA NACION que el gobierno de Mariano Rajoy acompañará la estrategia de Repsol, decidida ahora a redoblar su ofensiva judicial contra YPF y Chevron por considerar que están haciendo negocios con activos que el Estado argentino le expropió sin pagarle un centavo.

Por esperada, la jugada kirchnerista no perdió su capacidad de asombrar a este lado del Atlántico. No tanto por el acuerdo, sino por los beneficios fiscales para las petroleras extranjeras que decretó el Gobierno horas antes de anunciar la alianza con la multinacional norteamericana para explotar un sector del yacimiento neuquino de Vaca Muerta.

"Es una señal de que la nacionalización fracasó", evaluaba ayer un secretario de Estado. "¡Qué dirá ahora [Axel] Kicillof!", se reía otro funcionario que lidió con el viceministro de Economía en los días difíciles de la expropiación, en los que profetizaba el fin de la colonización petrolera.

No habrá gestos hostiles, añaden en el gobierno español. Más bien se prolongará la indiferencia en que cayeron las relaciones bilaterales desde que pasaron las primeras tensiones públicas por la estatización.

Repsol también se sorprendió con el giro oficial que concede a Chevron muchas más ventajas impositivas y de disposición de dividendos de las que pedían los españoles antes de ser despojados de sus acciones.

Los delegados de la compañía en YPF -de la que todavía tiene el 12 por ciento- transmitieron a la sede madrileña las instancias de la reunión de directorio que se convocó en Buenos Aires para tratar el acuerdo con Chevron.

El presidente de Repsol, Antonio Brufau, tenía los detalles del convenio antes de partir hacia la Moncloa, donde participó de una audiencia de Rajoy con los 15 principales ejecutivos de España, a los que convocó en medio de la crisis que atraviesa su gestión por un escándalo de corrupción en el Partido Popular (PP).

Brufau optó por mantener el silencio sobre la movida kirchnerista hasta que el acuerdo se hiciera oficial, lo que ocurrió cuando en España ya era de madrugada. Se impuso la cautela ante las noticias que llegaban de Buenos Aires: protestas indígenas, una fuerte reacción opositora, malestar ideológico en las propias filas del oficialismo. Hubo quien temió aquí que el Gobierno postergara el anuncio.

El texto oficial que se conoció anoche confirma sospechas previas de Repsol. La alianza se ejecutará en un área de Loma de La Lata y Loma Campana que forma parte de los campos por los que los españoles exigen una compensación del Estado argentino.

Por eso se descuenta que reforzará su estrategia judicial contra Chevron e YPF, a los que acusa de "competencia desleal": tiene juicios abiertos en Nueva York, en Buenos Aires y en Madrid.

A esos procesos se suma la denuncia contra la Argentina ante la corte arbitral del Banco Mundial (Ciadi), donde reclama un pago de 10.500 millones de dólares por el 51% de las acciones de YPF que se quedó el Estado en abril de 2012.

Aunque el pacto YPF-Chevron parece sepultar las señales negociadoras que Cristina Kirchner envió a España a través de accionistas de Repsol, nadie se atreve a descartar nuevos intentos. Igualmente, en el gobierno español analizan que el apuro de la Presidenta para atarse a Chevron sin tener zanjado el conflicto de la expropiación reforzará la línea dura de Brufau y debilitará la pulsión negociadora de los accionistas más proclives al pacto, el grupo La Caixa y la petrolera mexicana Pemex.

La comunidad mapuche en instalaciones de la petrolera en Neuquén
La comunidad mapuche en instalaciones de la petrolera en Neuquén Crédito: Yamil Regules

Voces en contra del acuerdo

Referentes de la oposición criticaron las condiciones

  • M. Stolbizer

    Diputada nacional Gen

    "Es una claudicación porque acepta que las empresas paguen 0% de retenciones y les ofrece la libre disponibilidad de divisas"
  • Julián Obiglio

    Diputado nacional Pro

    "La crítica kirchnerista a las privatizaciones de los años 90 queda completamente desdibujada frente al regalo que se le ofrece a Chevron"
  • Ricardo Alfonsín

    Diputado nacional UCR

    "De manera casi sigilosa se firman contratos y sancionan decretos sobre asuntos que resultan estratégicos"
  • "Pino" Solanas

    Diputado Nacional P. Sur

    "Tras el vaciamiento de YPF, el kirchnerismo impone la farsa de una supuesta alianza estratégica con Chevron"
  • MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.