Se demora el giro del FMI a la Argentina

Reichmann regresó anoche de urgencia a Washington
(0)
4 de diciembre de 2001  

El desembolso del Fondo Monetario Internacional no está para nada asegurado, fueron las once palabras que eligió anoche un importante miembro del equipo económico, suficientes como para restarle contenido al apoyo del subsecretario del Tesoro de los Estados Unidos, John Taylor.

Mientras el jefe del caso argentino ante el FMI, Tomás Reichmann, se embarcaba, a las 21, para volver a Washington de urgencia, uno de los conductores del Palacio de Hacienda aclaró a LA NACION que los técnicos del organismo multilateral están "muy preocupados" por los números que observaron en Buenos Aires.

Según informó el Fondo, Reichmann regresó antes que el resto de la misión "a pedido del directorio" del organismo que lidera el blindaje con la intención de detallar las medidas adoptadas por el Gobierno para frenar la fuga de depósitos. Con los datos de la misión, el directorio que conduce el alemán Horst Köhler deberá decidir si aprueba un nuevo programa para girarle a la Argentina US$ 1260 millones destinados a cubrir vencimientos de la deuda soberana, a pesar de que el país se excedió en las metas fiscales de este año.

John Thorton, técnico del Fondo encargado de estudiar los casos de reestructuración de la deuda, permanecerá en Buenos Aires. En Economía se escuchaban ayer dos explicaciones opuestas frente al regreso de Reichmann, que antes de partir vía Ezeiza se reunió con el presidente Fernando de la Rúa en la residencia de Olivos junto al ministro de Economía, Domingo Cavallo, y al jefe de Gabinete, Chrystian Colombo.

Por un lado, un mesurado integrante del equipo económico admitió que el imprevisto viaje refleja "que las cosas están calientes".

Por el otro, integrantes del equipo negociador del Palacio de Hacienda consideraron que, si el diálogo con el Fondo se hubiera descarrilado, "se habría ido toda la misión" y no sólo Reichmann. En todo caso, las fuentes oficiales admitieron que es la primera vez en los últimos dos años que el jefe de una delegación del Fondo se va antes de que finalice la misión.

Empresarios y la CGT

Por la tarde, los técnicos del organismo auditor se reunieron con los principales actores de la "concertación" de todos los sectores que promueve el Gobierno.

En la sede de la Unión Industrial Argentina (UIA) estaban su titular, José Ignacio de Mendiguren, junto a sus pares de la Asociación de Bancos de Argentina (ABA), Eduardo Escasany; de la Cámara Argentina de la Construcción, Eduardo Baglieto; de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Manuel Cabanellas, y por Abapra, Enrique Olivera.

Además, estaban por la Confederación General del Trabajo (CGT) Rodolfo Daer, Oscar Lescano, Armando Cavallieri y Carlos West Ocampo. En la reunión, De Mendiguren les planteó a los hombres del Fondo las mismas ideas para crecer expuestas semanas atrás ante el Banco Interamericano de Desarrollo, en Washington.

Escasany dijo que si hay un rumbo los empresarios lo apoyarán y Cavallieri se quejó porque el "Fondo fue un instrumento para los bancos y no para la producción".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.