Europa, EE.UU. y América latina. Se desplomaron los principales mercados del mundo