Se esperó el final de la crisis política

Economía lanzó el plan con la confianza de tener instrumentos para financiarlo
(0)
24 de octubre de 2000  

Las medidas de apoyo a la inversión conocidas ayer representan el tardío relanzamiento que el Gobierno tenía entre manos antes del estallido de la crisis política por las coimas en elSenado.

Semanas atrás, un cercano colaborador del ministro José Luis Machinea confesó a La Nación que el discurso de "relanzamiento" estaba redactado a pedido del presidente Fernando de la Rúa, aunque sin fecha cierta de difusión. Los acontecimientos políticos que culminaron con la salida de Carlos Alvarez del Gobierno frenaron los planes presidenciales hasta que, al parecer, la renuncia de Fernando de Santibañes a la Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE) permitió resucitarlos.

Menos de 24 horas después del paso al costado de Santibañes, el jefe de asesores de Machinea, PabloGerchunoff, terminó de afinar, junto al economista Guillermo Rozenwurcel, el mensaje que el ministro pronunciaría ayer. "El escenario político de ayer era distinto al del viernes y, además, tenemos instrumentos que nos permiten contar con fuentes de financiamiento para este plan", explicó Gerchunoff a La Nación . El fin de semana fue un infierno para el equipo económico. Hubo reuniones y nervios por dos motivos: el título de La Nación del sábado que anticipaba que Machinea anunciaría medidas antes de viajar a España, y la presión para terminar el plan antes de la gira presidencial al mismo destino. En un día de tormenta, el alivio llegó el domingo por la noche al Palacio de Hacienda, cuando el discurso de Machinea recobró vida a partir del compromiso de importantes legisladores de la Alianza de aprobar el presupuesto 2001 sin aumentar impuestos ni el déficit fiscal. Al respecto, el mensaje del ministro condiciona este paquete de medidas a la aprobación del presupuesto y de otras leyes, como la que permitirá abrir el paquete accionario de la AFJP y la empresa de seguros del Banco Nación.

Gerchunoff remarcó que "sin una cosa, no existe la otra". La contundencia de la frase tiene sentido tras la reunión entre el presidente De la Rúa y los legisladores de la Alianza el viernes último, donde surgió un compromiso de éstos de votar el proyecto oficial.

La relevancia de la cita presidencial no fue menor, porque el miércoles último los integrantes del Ministerio de Economía que explicaron la ley de leyes ante la Comisión de Presupuesto y Hacienda de Diputados recibieron más críticas por parte de la tropa propia que del peronismo.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.