Se extiende la guerra de créditos

El BBV-Francés abrió un nuevo frente en los personales al ofrecer uno flexible a mayor plazo y con menor cuota
(0)
24 de marzo de 2000  

El BBV-Banco Francés abrió ayer un nuevo frente en la guerra de los créditos al lanzar una línea de préstamos personales que eleva los montos por financiar hasta los 35 mil dólares o pesos y que, al extender los plazos hasta 5 años, le permite ofrecer la menor cuota efectiva de mercado sin reducir prácticamente la tasa de interés.

La nueva línea, denominada Creditón, se completa con un sistema de sorteos que bonificará a los ganadores los intereses y el costo de seguro y la posibilidad de acceder a una tasa más reducida si uno ya es cliente del banco.

El lanzamiento es otro testimonio de la creciente competencia entre los bancos para captar clientes por medio de nuevos productos financieros.

"El Creditón contribuye a un cambio en las expectativas de la gente, y servirá para dinamizar la demanda por sus características flexibles", afirmó la gerente de Marketing de Préstamos Personales del BBV-Francés, Mónica Dobie.

El modelo de préstamo, importado desde España y aplicado también en Brasil y Chile, contempla una financiación hasta cinco años, con una tasa de del 23,5% anual en dólares y 28,5% en pesos. Sus cuotas parten desde 29,50 dólares (las más bajas entre bancos) por cada mil dólares prestados.

El ingreso neto mínimo exigido es de 800 pesos, en tanto que los plazos pueden ser de 12, 24, 36, 48 y 60 meses. El tomador decide el destino del préstamo. Durante abril y mayo, el tomador de un Creditón participará en un sorteo por la bonificación de los intereses y el costo del seguro de su préstamo, que se realizará al finalizar la semana en que fue otorgado el crédito, estando previsto el sorteo de 10 bonificaciones semanales.

Quienes tengan otros productos en el banco podrán acceder a descuentos promocionales de hasta 2,5 puntos en la tasa de su préstamo, según explicó la ejecutiva ejemplificando con el beneficio que se les puede llegar a dar a los casi 650 mil clientes que perciben sus sueldos por esa entidad.

Este sistema de premios está ideado básicamente para evitar posibles fugas, dado que en breve los empleados que cobran por cajero automático tendrán la oportunidad efectiva de elegir el banco mediante el que perciben sus salarios. "Dado que buena parte de la nómina que manejan es de sueldos medianos o bajos, la idea es retenerlos abriéndoles la puerta a condiciones especiales de financiación", explicaron en el mercado.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?