Se haría en marzo la renegociación del contrato de AA2000

El Gobierno contempló la caída en ventas
Francisco Olivera
(0)
6 de diciembre de 2001  

El Gobierno volvió ayer a darle la razón a Eduardo Eurnekian, dueño de Aeropuertos Argentina 2000, en los conflictos que tiene por incumplimiento del canon y la inversiones en la concesión de las terminales aéreas. El ministro de Infraestructura y Vivienda, Carlos Bastos, reiteró que la intención es renegociar los contratos como consecuencia de la caída en la venta de pasajes.

La operación, sin embargo, no se realizaría antes de marzo, probablemente por el camino legislativo, lo que mantiene preocupada a la empresa, que esperaba llegar a un acuerdo con el Gobierno antes del 31 de diciembre próximo para mantener un préstamo de US$ 700 millones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Ahora, sin el acuerdo que exige el BID, AA2000 tendrá que renovar los trámites para ese crédito.

"Estamos pidiendo inversiones en aeropuertos que tienen una demanda muy baja -dijo Bastos, en el Palacio de Hacienda-, y hay que adecuar las inversiones a esa demanda. La caída es tan alta que no había previsiones en el contrato original."

Según AA2000, la actividad se desplomó un 32,5% en el último año.

Esta postura oficial provocó siempre el rechazo del titular del Organismo Regulador del Sistema Nacional Aeroportuario (Orsna), Eduardo Sguiglia, que presentó la semana última su renuncia y esperaba ayer, al cierre de esta edición, que el presidente De la Rúa se la aceptara.

Sguiglia, encargado de controlar el desempeño de los concesionarios, se quejó siempre ante sus íntimos de la relación que Eurnekian mantiene con algunos hombres de la Casa Rosada, lo que consideraba un estorbo en su gestión."Estoy en desacuerdo con el proceso, por eso me voy. Pero no me gusta la idea de empezar a criticar todo cuando me voy", se limitó a decir Sguiglia a LA NACION.

La semana última, en una carta enviada a este diario, había sido más duro: "Debo reconocer que algunos de nuestros primeros logros, como el cobro del canon, comenzaron a desdibujarse cuando, en los últimos meses, se tornó manifiesta una actitud complaciente de las altas posiciones del Gobierno respecto del cumplimiento de las obligaciones del contrato de concesión; actitud que, por cierto, no cultivan en sus relaciones con la mayoría de la sociedad", dijo Sguiglia.

Ernesto Gutiérrez, presidente de AA2000, considera que el contrato no responde al contexto actual. "La diferencia entre lo proyectado y la realidad es de un 60%. Las tasas de interés se triplicaron", dice.

-¿Eso no es parte del riesgo que debería asumir todo concesionario al hacerse cargo de una empresa?

-Uno puede asumir un riesgo empresario, pero dentro de unos márgenes lógicos. Por ejemplo, con una caída del 1 o el 2,5% del PBI internacional. Pero cuando la macroeconomía genera oscilaciones tan evidentes, es otra cosa.

-Son las condiciones de invertir en un país riesgoso...

-En 1996 o 1997, la Argentina no era un país riesgoso. Ahora sí. Estamos en una situación de emergencia no prevista por nadie.

La deuda

¿Cuáles son los números que se discuten? Según el Orsna, AA2000 tendrá una deuda de US$ 230 millones a fin de año en el canon, y de 360 millones en inversiones.

Desde la empresa reconocen la deuda, pero afirman que es inferior. "La inversión es mayor a lo que dice el Gobierno. Pero el Orsna acredita sólo lo que se certificó. Por ejemplo, invertimos 150 millones en las obras de Aeroparque y en la pista de Ezeiza y aún no fueron certificados. Hay 8 millones que se fueron tapando agujeros de la pista", dicen cerca de Eurnekian.

Objetan también la diferencia entre lo que decía el pliego de licitación y lo que realmente encontró la firma en 1998. "Son 33 aeropuertos y todavía no nos entregaron el de Jujuy -dicen en la compañía-. Bajaron la tasa aeroportuaria y eso tampoco estaba en el pliego. Se decía que la pista de Ezeiza estaba en condiciones de no ser reparada por 10 años, pero se raja una vez por semana. Se afirmaba que esa misma pista tenía 40 metros, pero resulta que tenía apenas 30 en condiciones de soportar un avión, con un espesor de 40 cm. Los restantes 10 metros tenían un espesor de 10 cm. Todas esas reformas las tuvimos que hacer nosotros."

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.