Se necesita la mitad de un sueldo promedio para alquilar

Es para un departamento de dos ambientes en Capital
Es para un departamento de dos ambientes en Capital Fuente: Archivo
Julia D'Arrisso
(0)
17 de enero de 2019  

Planificar los gastos de la economía doméstica requiere destinar una gran parte de la proporción del salario al alquiler . Según estimaciones oficiales, alquilar un departamento de dos ambientes hoy requiere gastar la mitad de un sueldo promedio.

Según estadísticas oficiales de la ciudad de Buenos Aires correspondientes al tercer trimestre de 2018, el precio promedio de un monoambiente de 30 metros cuadrados era de $8812, para un departamento de dos ambientes de 43 m2 asciende a $11.826 y una vivienda de tres ambientes de 70 m2 se ofrece a $17.822.

Si se comparan estos números con los datos del salario promedio, que ronda los $23.728 en el mismo período, el alquiler para un departamento de dos ambientes se llevaría un 50% del ingreso. Si ese mismo sueldo se destinara a un monoambiente, sería un 37% del total, y para un inmueble de tres ambientes se iría a un 75%. Esta medición contempla los salarios netos de trabajadores públicos y privados de la ciudad de Buenos Aires.

Sin embargo, estos cálculos están sujetos a la dispersión de precios entre barrios. Por ejemplo, un monoambiente usado en Palermo tiene un costo promedio de $10.120 y en Floresta, de $7032. En tanto, para un departamento de dos ambientes en Palermo un alquiler cuesta en promedio $13.876 y en Villa Luro, $9461.

Uno de los representantes del sector inmobiliario que alertaron sobre esto fue Serinco, la consultora especializada en tasaciones, que realizó un informe en que detalló el esquema de gastos que afrontan los inquilinos. Según sus estimaciones, el alquiler mensual de una vivienda de dos ambientes en Caballito, de $12.670 promedio, llega a un 45% de un sueldo de $28.000.

"Si prorrateamos los gastos de acceso a la vivienda (comisiones, sellados y depósitos), la incidencia sobre el ingreso es aún mayor. A este esquema podría sumársele la necesidad de cada dos años mudarse o renegociar (siempre al alza) el contrato, lo cual provoca otro perjuicio económico en el inquilino", indicó el documento.

Proyecciones

Con la mirada puesta en este año, especialistas del sector inmobiliario prevén ajustes del 30% anual en los precios, propietarios que priorizarán al "inquilino seguro" y arrendatarios que se podrán encontrar en la disyuntiva de resignar espacio o barrio para cuidar el bolsillo.

Según José Rozados, de Reporte Inmobiliario, los alquileres que se vayan firmando para este año tendrán en cuenta las proyecciones de inflación para armar sus ajustes. Pero este no será el único factor en la balanza: los acuerdos serán "uno a uno", es decir, un trato entre lo que puede pagar el inquilino y otras valoraciones que tenga en cuenta el propietario. Por ejemplo, la seguridad de mantener la propiedad ocupada.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.