Se necesitan $ 15.000 millones para dar agua en todo el país

El 21% de la población todavía no tiene acceso a las redes de agua potable
Alejandro Rebossio
(0)
27 de septiembre de 2005  

Más allá de la salida del grupo francés Suez de Aguas Argentinas, al que el Gobierno acusa de no haber hecho las inversiones necesarias, subyace un problema de fondo: el país necesita inversiones por $ 15.578,2 millones hasta 2015 para mejorar el acceso de la población al agua potable, las cloacas y el tratamiento de efluentes.

"La Argentina muestra porcentajes relativamente altos de población a los que les falta acceso al agua potable en relación con sus niveles de ingresos", advirtió un reciente informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), llamado "Agua y las metas de desarrollo del milenio, inversiones necesarias en América latina y el Caribe".

En 1990, el 35% de la población del país carecía de agua potable. Ese porcentaje bajó "significativamente" a lo largo de la década, cuando se concesionó el servicio al sector privado en diversas provincias. Así fue como en 2000 este bien esencial le faltaba al 21 por ciento de la población. En Brasil era el 13%; en México, el 12%, y en Chile, el 7 por ciento.

Pero "más allá de la significativa reducción experimentada entre 1990 y 2000, fuertes inequidades persisten entre las áreas urbanas y rurales", según el BID. En 2000, el 15% de la población de las ciudades no contaba con el servicio, mientras que en el campo esa proporción trepaba al 70 por ciento.

La Argentina, como los demás países miembros de la ONU, se comprometió aquel año con las Metas del Milenio de reducción de la pobreza, que en el caso del agua potable implica la disminución de las personas que carecen del suministro en un 50%. Es decir que en 2015 la Argentina debería bajar al 17% el porcentaje de habitantes sin agua, algo "probable", según el BID.

Para lograrlo, entre 2000 y 2015, el país deberá abastecer a alrededor de 6,5 millones de personas más: 6.340.000 en las ciudades y 185.000 en el campo. Para ello se requiere, según el BID, una inversión de US$ 1200 millones ($ 3504 millones), o sea, unos US$ 80 millones ($ 233,6 millones) por año durante una década y media.

En cuanto a la cobertura de cloacas, el 19% de los argentinos carecía de ellas en 1990. Diez años después se redujo esa proporción al 15%, frente al 24% en Brasil y México, y el 4% en Chile.

En las ciudades argentinas llegaba al 11 por ciento y en el campo, al 52 por ciento. El promedio nacional todavía debe bajar al 9% si se quiere cumplir con las Metas del Milenio.

Eso significa que 8 millones de personas accedan al servicio sanitario, lo que el BID considera menos probable, pero posible. Pese a las mejoras de los noventa, en esa década unos 492.000 argentinos por año fueron accediendo a cloacas, cuando en realidad se necesitaba un incremento mayor.

El BID calcula que para alcanzar los objetivos de la ONU se les debe proporcionar cobertura a 536.000 personas por año entre 2000 y 2015. Eso demanda una inversión de 2100 millones de dólares ($ 6132 millones), a razón de 141 millones de dólares ($ 411,7 millones) por año.

Aunque no figura entre las Metas del Milenio, el BID también llama la atención sobre el tratamiento de efluentes. En la Argentina, sólo el 9 por ciento tenía en 2000 cobertura en esta materia, frente al 8 por ciento en Brasil, el 14 por ciento en México y el 16 por ciento en Chile.

Según el banco, debería llegar al 54 por ciento dentro de diez años, lo que significa abastecer a 20 millones de personas más. Para ello, se necesita una inversión de 2035 millones de dólares, es decir, 5942,2 millones de pesos.

Los números del servicio

6,5 millones

Son las personas que deberían ser incluídas antes de 2015

$ 411,7 Millones

Es la inversión necesaria por año frente a ese objetivo

536.000 personas

Se deberían incorporar por año a la red sanitaria.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?