Se oponen los bonistas a registrarse como acreedores