Se ponen en marcha cosechadoras locales

La industria reclama financiamiento
(0)
26 de mayo de 2003  

CORDOBA.- La industria argentina de la cosechadora "pide tiempo" para consolidar el proceso de recuperación que está viviendo desde el año pasado.

Hasta ahora, todos sus planes se orientan a aumentar la producción, pero siente la insuficiencia de capital de trabajo y financiación de las inversiones, que todavía la tornan vulnerable ante las vigorosas espaldas de la competencia de las grandes marcas extranjeras.

Las inquietudes de este rubro de la maquinaria agrícola se escucharon en las conversaciones que sucedieron a uno de los más emotivos momentos de la AgroActiva: el homenaje que se tributó a la memoria de Roque Vasalli.

Después de un largo tiempo de sofocones y cierres de las plantas que impulsó el industrial desaparecido hace un lustro, éstas revivieron en Firmat, provincia de Santa Fe. Primero, la de cosechadoras Don Roque, y ahora se pone en marcha la de la marca Vasalli.

Hace algo más de un año, una funcionaba a media máquina y la otra estaba cerrada. Hoy, el panorama es completamente distinto.

Entre las dos ocuparán a unos 500 operarios, con la mira puesta en "duplicar la producción y llegar dentro de un año y medio a las 600/650 unidades", informó Mariana Vasalli, nieta de Roque y su sucesora, que en nombre de la familia recibió los reconocimientos que programaron los organizadores de AgroActiva y la Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinarias Agrícola (Cafma).

"Es sumamente necesario que se apoye la recuperación de la industria nacional, que nos den un tiempo para que tome definitivamente cuerpo", reclamó Silvana Bincoletto, de la firma Vasalli. Con el fin de que ese puente se construya, señaló, se requiere de financiación que permita a las empresas hacerse de capital operativo, realizar las inversiones y, también, que aquélla se extienda a las ventas. "Debe advertirse la diferencia de tener hoy 400 personas ocupadas, que no son planes Trabajar", subrayó.

Tractores

Entre los fabricantes de tractores nacionales pasa más o menos lo mismo. A principios de 2002 fue reactivada la fábrica de tractores Zanello, de Las Varillas (Córdoba), por un consorcio integrado por obreros, empleados jerárquicos y concesionarios, asociados en Pauny SA.

Ayer, Luis Vicari y Alberto Morero informaron que llevan fabricadas 130 unidades y se muestran confiados en alcanzar el objetivo de 500 que se fijaron para este año.

En el actual ejercicio las empresas de tractores tienen una expectativa de ventas de 2500 unidades, un 150% más que en 2002.

Carlos Palmieri, director comercial de Valtra Argentina, opinó que es una cifra razonable si se toma en cuenta que se trata de "un mercado sin financiación".

Pero "frente a la necesidad de reposición que hoy tiene el parque doméstico, hablar de 2500 unidades no es mucho", reconoció.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.