Se prevé una fuerte suba de la tercerización en América latina

El outsourcing se generaliza en la región; es una forma de abaratar costos
(0)
13 de diciembre de 2001  

Para muchas empresas, encargarle a terceros la realización de algunos trabajos es un mecanismo que ha resultado exitoso a la hora de bajar costos y ganar en eficiencia. El outsourcing o tercerización de trabajos por parte de los empresarios de América latina creció considerablemente en la última década y sus perspectivas de incrementarse son aún mayores.

Según un estudio de la consultora Andersen sobre la base de 483 empresas, el outsourcing por procesos de negocios -BPO- crecerá de US$ 1900 millones en 1999 a US$ 4700 millones en 2004. El informe muestra que, en opinión de los encuestados, el mercado mundial se incrementará en el mismo período de 106.000 millones de dólares a 300.000 millones, con un crecimiento anual acumulativo del 23 por ciento.

Ricardo M. Furman, socio director de la división de Outsourcing de Andersen en la Argentina, consideró que esta tendencia se debe a "que las empresas pueden obtener afuera servicios de alta calidad a costos muy similares, y a veces menores, a los que les implicaría tener una estructura fija dentro de la compañía".

El directivo también señaló que transformar costos fijos en variables no es un tema menor ante tanta volatilidad del mercado, principalmente en países con crisis financieras como las del área. Ante una baja prolongada del volumen, un outsourcing no tiene prácticamente costos de terminación.

Especialistas

"En un contrato de outsourcing, no hay días por estudio, ni vacaciones, ni viajes de actualización", indicó Furman. "La empresa que provee el servicio se encarga de él todo el año y es responsable por estar al tanto de la última novedad en la materia. De hecho, es un especialista que sólo se dedica a ese tema."

También en una tercerización, las adaptaciones en más o menos horas de trabajo son más flexibles que en una contratación interna.

Según el estudio de Andersen, las áreas que más han tercerizado las empresas son la contabilidad, la liquidación de sueldos, la capacitación y ciertas funciones de auditoría interna. "El caso de nóminas, y especialmente las confidenciales, es uno de los servicios que más ha crecido", agrega Furman. "Las empresas no contratan sólo un mejor servicio, con mayor conocimiento de las últimas novedades en la materia, sino también -puntualizó- el tema confidencialidad y protección del riesgo ha tomado más relevancia que en el pasado."

La protección de la información sobre los ingresos personales de los ejecutivos es uno de los factores que más moviliza la tercerización de los sueldos confidenciales.

"¿La tercerización genera desempleo? Es una pregunta habitual entre los detractores del outsourcing. Sin embargo, los especialistas indican que no sólo hay una reclasificación de personal entre las firmas y las consultoras que brindan outsourcing, sino también una mejora de la calidad del personal", precisó.

"La tercerización no es sólo una cuestión de costos -indica Furman-, sino poner en permanente competencia una función de su empresa para lograr el máximo rendimiento."

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.