Se rescataron $ 600 millones en bonos

El Ministerio de Economía informó que para fines de este año no circulará ninguna cuasi moneda
(0)
20 de mayo de 2003  

Dentro de los plazos previstos, el ministro de Economía, Roberto Lavagna, ayer se dio el gusto de anunciar que el rescate de las cuasi monedas está en práctica, aunque se admitió que recién para fines de año la Argentina tendrá una única moneda en circulación. El proyecto de unificación monetaria fue impulsado por el titular de Hacienda, más allá de ser un expreso pedido del Fondo Monetario Internacional.

Córdoba se convirtió entonces en la primera provincia en absorber el grueso de las cuasi monedas que se emitieron entre 2001 y 2002 como alternativa de financiamiento ante la iliquidez de la economía.

La provincia comandada por José Manuel de la Sota (PJ) dio por terminada la primera etapa para el rescate de $ 393,7 millones en Lecor y quedó en pie una segunda etapa para canjear $ 262,4 millones.

A esto hay que sumarles los $ 210 millones de Lecop que ingresaron en el fisco a través del pago de impuestos a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP). Pero el porcentaje es menor si se toma en cuenta que en la Argentina circulan $ 7500 millones entre las Lecop ($ 3300 millones emitidos) y más de diez títulos provinciales.

Entre Ríos, Formosa y Tucumán son las que siguen en el programa de canje de bonos por pesos.

Ayer, en una conferencia de prensa que sonó a despedida para el secretario de Hacienda, Jorge Sarghini (integra la lista de candidatos a diputados, por la provincia de Buenos Aires) y para el subsecretario de Relaciones Fiscales con las Provincias, Alejandro Arlía, Lavagna hizo una puesta a punto sobre la situación fiscal del interior.

En ese contexto, reiteró que el déficit fiscal de las provincias este año será de $ 1000 millones (equivale al 2% del gasto público provincial), tras haber cerrado 2002 con un rojo de $ 1700 millones cumpliendo de ese modo las metas pactadas con el organismo multilateral. Y recordó que los 24 distritos iniciaron sus mejoras partiendo de un déficit que era de $ 6600 millones, en 2001.

En tanto, el ministro dijo que las mejoras del año último se consiguieron gracias a la reducción de un 7% del gasto público provincial (equivalente a $ 2400 millones) y por un crecimiento del 9% en la recaudación tributaria ($ 850 millones). Los ingresos aumentaron en buena parte gracias a los "servicios prestados" por la inflación, que redundó en mejoras en impuestos como ingresos brutos y en las mayores transferencias del Estado nacional.

Superávit provincial

Durante el primer trimestre del año, y siguiendo al pie de la letra los pactos fiscales firmados con el gobierno nacional, el interior obtuvo un superávit fiscal primario de 420 millones de pesos, que se reduce a 147 millones luego de los pagos de intereses de la deuda.

Decidido a seguir en buenos términos con los gobernadores, el ministro no se olvidó de señalar que las provincias hicieron bien los deberes y que la cooperación fue el pilar de la relación entre la Nación y el interior. "Se abandonó el diagnóstico que responsabiliza a las provincias como culpables de todos los males argentinos", se entusiasmó.

En tanto, para Arlía, los buenos resultados se consiguieron gracias a los acuerdos de ordenamiento fiscal que el año último firmaron 17 provincias. "Quedaron afuera siete provincias que en su mayoría estaban en situación de equilibrio fiscal o superávit, no tenían grandes incentivos de acceso al programa", dijo.

Dentro de ese grupo está Santa Cruz, que tiene una holgada situación financiera gracias a los dividendos que recibe por las regalías petroleras (que cobra en dólares), por lo que el ahora presidente electo, Néstor Kirchner, rechazó esos programas.

En lo que va del año, adhirieron al programa 15 provincias, que representan el 96% del déficit total. "El objetivo principal del programa se está cumpliendo, porque las provincias están reordenando sus finanzas y están sentando las bases para el desarrollo sustentable", dijo el subsecretario.

En la conferencia se refirieron también a la ayuda que la Nación aplicó para las provincias para regularizar la deuda con los acreedores, y para eso propusieron un canje de deuda provincial por un bono del Estado, en una operación con obligaciones por $ 24.000 millones.

Las provincias garantizaron el canje mediante la cesión, hasta un 15%, de los recursos de la coparticipación. "Con todo esto queremos demostrar que son mejoras que se pueden sostener en el tiempo", concluyó Arlía, quien desde la próxima semana vería la situación desde fuera del Gobierno.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.