Sebastiani: la paridad cambiaria no es eterna