Según Al-Qaeda, los altos precios del crudo benefician a los musulmanes