Según el Fondo Monetario, la crisis costará al sector financiero mundial US$ 2,3 billones