Según el stress test, diez bancos de EE.UU. necesitan US$ 74.600 millones de capital