Servicios basados en el conocimiento: el talento argentino sale a la conquista del Primer Mundo

Negocios como la exportación de publicidad, asesoramiento legal, contabilidad, informática, investigación y desarrollo y consultoría ya suman ventas por más de US$ 5700 millones anuales, con Estados Unidos como el mercado más buscado
Negocios como la exportación de publicidad, asesoramiento legal, contabilidad, informática, investigación y desarrollo y consultoría ya suman ventas por más de US$ 5700 millones anuales, con Estados Unidos como el mercado más buscado
Pablo Fernández Blanco
(0)
29 de noviembre de 2017  

Crédito: Pepe Serra

Una comitiva de 35 empresarios que representaban a 19 empresas argentinas dedicadas a producir y exportar servicios de alto valor agregado recorrió hace un par de semanas Nueva York, sede del poder financiero internacional, y Boston, una metrópolis autodefinida como el ambiente más creativo del mundo por la convivencia de universidades prestigiosas, empresas de tecnología y el cosmopolitismo estudiantil.

Convocados por Argencon, una entidad conformada por empresas prestadoras de servicios con la mira puesta en la exportación, la misión llegó con el objetivo de "hacer marca". Quien tenga al menos cuatro décadas encima puede pensar que se trata de un cliché del vocabulario millennial, pero no. Tampoco es una metáfora futbolística, sino que hace referencia literal a la necesidad de un grupo de empresas locales que construyeron un mundo de negocios basado en el talento argentino. Quieren que el sello albiceleste sea cada vez más fácil de identificar en Estados Unidos para vender más en esas tierras.

Se trata de los denominados servicios basados en el conocimiento (SBC), una clase de exportación que no pasa por la Aduana, ya que cruza las fronteras geográficas a través del mundo digital, en la forma de un plano de ingeniería, un libro contable cuyos resultados finales terminarán publicándose en la página web del organismo regulador bursátil norteamericano o la edición de una serie televisiva.

Las siglas SBC engloban prestaciones tan distintas como la liquidación de sueldos de una petrolera gigantesca como Exxon, que se hace en Puerto Madero; la contabilidad para la sede norteamericana de su competidora Chevron; la producción de contenidos audiovisuales o desarrollos de realidad aumentada que se hacen en Rosario y se usan en fábricas de cualquier otro lugar del mundo.

Pese a su escasa difusión entre el público masivo en comparación con los otros actores dinámicos de la economía local, como la agroindustria o los fabricantes de autos, con US$ 5700 millones anuales, los SBC son el segundo entre los mayores complejos exportadores del país, detrás del campo.

Aunque el presente es bueno, sus integrantes creen que el futuro será mejor. Quizá por eso encuentran el apoyo consistente del Gobierno, que les abrió las puertas del consulado argentino en Nueva York para organizar un encuentro. En ese marco, Carlos Pallotti, subsecretario de Servicios Tecnológicos y Productivos, estima que en seis años se sumarán US$ 4000 millones adicionales en exportaciones por una combinación de factores. "Requieren una baja inversión, escasos insumos, buenos recursos humanos y hacemos algo que el mercado demanda. Realmente se puede exportar más", sostuvo.

Según un informe oficial, entre enero y junio de este año hubo variaciones positivas en las ventas externas de todos los SBC. Sobresalieron el software y los servicios de informática, con un crecimiento de 36,4% interanual y cargos por uso de propiedad intelectual (49,1%), así como también las exportaciones de servicios empresariales, profesionales y técnicos (22,6%), donde se destacaron las categorías publicidad, arquitectura e ingeniería.

Si se le restan las importaciones, el saldo de la balanza de los servicios basados en el conocimiento arrojó un número positivo de US$ 582 millones en el primer semestre de este año. En los últimos cuatro trimestres, en tanto, acumuló un superávit de US$ 718 millones, el mayor desde comienzos de 2013.

Aunque no lideran el ranking de inversiones, una medalla que se cuelgan las petroleras y las automotrices, esas empresas se pueden jactar de su capacidad para la creación de empleo. Por caso, la consultora EY terminó la expansión de un centro de servicios en el país que emplea a unas 1000 personas, mientras que PWC creó 600 puestos con la ampliación de oficinas. Y Accenture, otra de las hijas dilectas de los SBC, que provee servicios de estrategia y consultoría, tiene tres iniciativas entre las que generan mayor empleo en la era Macri: la expansión de su centro de operaciones en Buenos Aires, del denominado media digital interactive y la construcción de un nuevo ecosistema en Parque Patricios. En total, suman 1800 sillas nuevas para el mercado laboral.

Para Sergio Kaufmann, timonel de esta última compañía, "la economía digital deja muy poco espacio para los segundos". Y agrega un ejemplo: "La capitalización de Amazon es mayor que la de las ocho mayores cadenas de retail".

En total, los SBC crearon en el primer semestre del año 6500 nuevos empleos -la remuneración bruta promedio ronda los $ 35.000 mensuales y creció 5% más que la inflación-, 27%más que en el mismo período del año pasado.

Los números encierran historias cautivantes, como la de un peluquero de perros tucumano o la de un policía de 43 años en Luján de Cuyo que hicieron el curso de programación, un oficio que reclaman empresas como Coto, Farmacity o Aluar, y están listos para jugar en otra liga del mercado laboral.

Respaldo

En Nueva York y en Boston, los empresarios estuvieron acompañados por funcionarios cercanos al presidente Mauricio Macri, un convencido de que se trata de una industria crucial en su promesa de reducir la pobreza -el indicador con el que espera ser evaluado al final de su mandato, según él mismo dijo-, aumentar la oferta de empleo y mejorar la situación de algunas provincias. Ese rebaño tiene varias aptitudes desde la mirada de la Casa Rosada: no muestra a primera vista los viejos vicios de la patria contratista, asociada a manejos poco transparentes en su relación con el Estado; de los exponentes de la industria local que reclaman el cierre de importaciones para poder subsistir, ni de los empresarios que tienen como principal plan de negocios reclamar subsidios frente a las ventanillas públicas.

Según Argencon, la utilización de centros de servicios offshore para temas tecnológicos, de gestión, de ingeniería y de contenidos audiovisuales es una tendencia que el mundo ha adoptado como forma de adecuar los costos, resolver temas migratorios y abrir la puerta a que las personas trabajen en la geografía que prefieran.

José Torello es jefe de asesores de Macri. En su gira norteamericana, les resumió a los hombres de negocios en palabras tan cortas como concretas qué tiene la Casa Rosada para ofrecerles. "Nuestro objetivo es ser un gobierno razonable. La institucionalidad es como la buena educación en casa. Queremos que nos vuelvan a considerar un buen país", explicó.

Crédito: Pepe Serra

Los empresarios también les hablaron a posibles inversores en el Council of the Americas de Manhattan. Uno de los casos que más repercutieron fue el del gigante de la comunicación Viacom, dueño de marcas como Nickelodeon, que el año pasado compró Telefé por US$ 345 millones. Keith Murphy, vicepresidente de relaciones con el gobierno del holding, sostuvo que la compra fue básicamente una "adquisición de gente y talento en un país que tiene el tercer PBI de la región". Y agregó como punto positivo al momento de hacer negocios en la Argentina: "El Gobierno está abierto a las opiniones de la industria y las decisiones se toman en un proceso profesional y transparente".

Mezclado en el público lo escuchaba el ex funcionario menemista José Luis Manzano, dueño junto a Daniel Vila y Claudio Belocopitt (Swiss Medical) de medios de comunicación, entre ellos América. Según el cálculo al paso que hizo junto a un miembro de un fondo de inversión, Viacom pagó el equivalente a 15 ebitdas (utilidades antes de descontar impuestos y amortizaciones) por Telefé, un número sideral, "sólo para producir contenido" desde la Argentina, interpretó Manzano.

Ante la consulta de LA NACION, sin embargo, el ex político dijo que no vendería sus medios si le llegara una oferta similar. Más aún: están buscando sumar radios FM en las provincias. Intentaron en Buenos Aires, pero no encontraron nadie dispuesto a vender al precio que ellos tenían previsto pagar.

Manzano fue uno de los hombres más buscados en la cena con empresarios que hizo el Council, de la que participó, entre otros, Marcelo Mindlin, dueño de Pampa Energía. Dijo que la administración de Mauricio Macri representa una ruptura con respecto a su antecesora similar a la de los años 90, pero con una diferencia sobresaliente: ahora el centro es el propio Presidente, cuando en la otra ocasión apuntaba al ministro de Economía, en referencia a Domingo Cavallo. Los comensales lo vieron como un buen gesto, en especial porque el empresario participó de la gestión que cuestionaba.

Neoris hizo un camino distinto al de Viacom. Nació en Rosario, tiene 800 empleados en la Argentina y ahora les vende a Estados Unidos y a España software que produce en esa ciudad, en San Nicolás y en Rojas.

Una de sus soluciones más llamativas tiene que ver con la realidad aumentada para el mantenimiento de plantas industriales. "Las máquinas tienen sensores que envían datos a la nube en tiempo real. Enfocando un anteojo o una tablet se puede ver información adicional sobre cómo está funcionando", explica Sergio Donzelli.

Para Roberto Álvarez Roldán, presidente de Argencon, una vez más "el mundo argentino del conocimiento dio una nota para destacar. Pudimos presentar casos de éxito e historias, mostrar qué podemos hacer para el mundo y el potencial que estamos demostrando".

El ejecutivo también destacó la presencia de funcionarios en la misión comercial. "Todo esto se dio en un marco de país que es notablemente bien aceptado desde el exterior. Esto definitivamente da para más".

Según viejas estimaciones, el sector podría generar 150.000 nuevos puestos de trabajo en la actividad en los próximos años, que aportarían US$ 10.000 millones a la economía doméstica de manera directa.

Según cifras oficiales, en el primer semestre de este año había casi 424.000 empleados registrados en empresas privadas de SBC, lo cual representó una creación de 6826 nuevos puestos de trabajo respecto de igual período de 2016. Esas actividades representan 6,45% del empleo privado registrado total, lo que permitió aumentar por cuarto año consecutivo su peso relativo. Y tiene un nivel de informalidad menor que el de otros sectores de la economía.

Ecosistema intelectual

Las empresas argentinas también buscan poner un pie en el ambiente universitario tecnológico norteamericano. Sobran los motivos, al menos desde su mirada. Por caso, allí están algunas de las mentes jóvenes más preparadas del momento, que posiblemente se conviertan en tomadores de decisiones en el futuro.

El año pasado fueron a Columbia. En este, eligieron al Masachussetts Institute of Technology (MIT). Mike Sullivan, jefe de esa casa, les explicó que según su criterio uno de los grandes desafíos para las empresas argentinas era determinar "cómo se relacionan con el ecosistema de Masachussetts".

Según el Monitor de la Economía Real que produce la Secretaría de Transformación Productiva, los SBC abarcan actividades productivas que el mundo demanda de forma creciente: entre 2006 y 2016 las exportaciones de servicios crecieron más del doble que las de bienes. A esto se suma que en períodos de contracción del comercio mundial, las exportaciones de servicios demostraron ser más dinámicas y estables que las de bienes: caen, pero en menor medida, y además tienen menos barreras al comercio internacional que los intercambios de bienes.

Los SBC tienen otras rarezas. En los dos días que duró la visita, los empresarios no mencionaron ni una sola vez al denominado "costo argentino", padre último de todos los problemas de competitividad del país según otros sectores de la industria y los servicios.

Ese sector de la economía también disfruta de otras mieles derivadas de la geografía y la distribución mundial de los mercados. Por ejemplo, el huso horario de la Argentina la hace más compatible con las necesidades norteamericanas que el de competidores como la India, China, Polonia y Filipinas.

Sus problemas parecen ser otros. "Lo más importante es tener una persona capacitada conectada a un cable de fibra óptica. En este caso, las rutas y el resto de la infraestructura son secundarios", resumió Pallotti. Y reconoció que en muchas provincias con potencial para crecer no llega ese cable de fibra.

Kaufman llamó la atención con respecto a un punto similar. "Podríamos poner un sensor en un silobolsa que nos daría información para aumentar 10% la producción, pero en Suipacha, a 100 kilómetros de Buenos Aires, no hay 4G. Estas cosas tienen un efecto en el PBI", lamentó. De manera que los sectores público y privado no sólo coinciden en el buen momento del presente, sino también en el diagnóstico de los problemas. El fruto de esa combinación, que no suele verse seguido en la economía, podría llevar a los SBC a un nuevo cenit de desarrollo en la gestión Macri.

Los números del talento

2975

Millones de dólares

En el primer semestre del año las exportaciones treparon 27,3%, en la comparación interanual. Se registraron variaciones positivas en todos los ítems.

424

Mil empleados

Es la cantidad de asalariados registrados en empresas privadas en el rubro de los SBC. El número total llega a 1,4 millones.

5,4%

Crecimiento audiovisual

Los servicios audiovisuales tuvieron el mayor crecimiento en términos de incorporación de estudiantes de grado y pregrado.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.