Dilema. Si la marihuana la prescribe el doctor, ¿quién paga la cuenta?