Opinión. Si se aprovecha el cerebro colectivo, se despierta el poder de la empresa