Miradas. Si tu jefe tiene 30 años menos, es mejor arriar la bandera de guerra