Crece la preocupación entre los inversores. Siguen las bajas en bonos y acciones