Simples, la versión brasileña