Sin demasiado margen para negociar

Los comerciantes confían en llegar a un acuerdo con IRSA y Cencosud
(0)
23 de enero de 2002  

En la actualidad existen 27 grandes centros comerciales -incluyendo shopping centers- en la Capital Federal y otros 28 en la provincia de Buenos Aires, que, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), en noviembre de 2001 sumaron ventas conjuntas por 100 millones de pesos (21,1% menos que en el mismo mes de 2000).

Sin embargo, la suerte de la nueva propuesta de las cadenas de locales minoristas se jugará, principalmente, en las negociaciones que mantengan con dos grandes empresas.

La más importante es IRSA, que es la dueña de los principales shoppings porteños, incluyendo Alto Palermo, Patio Bullrich, Abasto Shopping, Alto Avellaneda y Paseo Alcorta.

Flexibilidad

Hasta el momento, según las cadenas minoristas, IRSA fue la empresa que se mostró más inflexible a cualquier renegociación, principalmente en el caso de su shopping estrella, Alto Palermo.

En cambio, el otro peso pesado en el negocio, el grupo chileno Cencosud, se mostró más dispuesto a escuchar las propuestas de los inquilinos de su shopping Unicenter.

Cencosud, además, es dueño de otros shoppings en la Capital Federal y el Gran Buenos Aires, como el Plaza Oeste, en Morón; el Parque Brown Factory, y los paseos comerciales ubicados junto con los hipermercados Jumbo en Palermo, Pilar y Escobar.

Contratos pesificados

"Estamos confiados en que la negociación llegará a buen puerto, porque no podemos seguir trabajando como estamos. No queremos amenazar a nadie, pero si no se reformula el actual esquema comercial nos va a resultar imposible seguir en los principales shoppings porque los números no cierran de ninguna manera y lo que pagamos en concepto de alquiler es casi lo mismo que ingresa en caja", explicó el propietario de una marca de ropa de indumentaria.

Para las cadenas mercantiles minoristas, además, la nueva fórmula comercial les permitiría sacarse de encima el problema de los actuales contratos en dólares.

Con la excepción del Devoto Shopping, que abrió en noviembre del año pasado y tiene todos los acuerdos en pesos, en el resto de los centros comerciales porteños los contratos de alquiler están pactados en dólares.

La ley de emergencia económica, sancionada por el Congreso hace un par de semanas, pesificó todos los contratos de alquiler, pero únicamente por seis meses.

Una vez cumplido ese plazo, dueños e inquilinos deberán sentarse a renegociar un nuevo convenio y si no llegan a un acuerdo deberán concurrir a un tribunal arbitral.

Pero si los principales shopping centers aceptan el nuevo esquema de pagos propuesto por los comercios minoristas también se solucionaría este problema, ya que las dos partes pasarían prácticamente a ser socias y compartirían los ingresos en la misma moneda.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?