Sin muchos más recursos legales, se esperan ahora señales políticas