Ganó una beca en Casa FOA y hoy decora los cuartos de bebés de los famosos

Crédito: Gentileza Marité de Jesús
Melisa Reinhold
(0)
19 de octubre de 2019  

Alexia Baralia dice que jamás soñó en tener un local de cosas para bebés, que fue cosa del destino. Sin embargo, lo que le abrió las puertas a este rubro fue haber ganado una beca junto a dos compañeras para exponer en Casa FOA en 2011 cuando tenía 21 años. Al año siguiente la llamaron para exponer un cuarto infantil y, desde ese momento, al público le gustó tanto su trabajo que se convirtió en referente del sector.

"La gente se me acercaba a preguntar si hacíamos los cuartos y yo no tenía nada estandarizados. En la exposición puse una cuna antigua, una cómoda que funcionaba como cambiador y mandé a hacer todo a medida pero para mi sobrina. No es que tenía una estructura armada como para vender cuartos", cuenta. Pero, al notar que la demanda iba en aumento y existía un nicho para explotar, decidió crear La Blancherie en 2014.

1- Construir la marca

A la hora de comenzar su emprendimiento, Baralia tenía muy en claro que primero tenía que sentar bases sólidas de cómo sería La Blancherie y todas las decisiones que tomara debían de ser siguiendo la misma dirección. Investigando el mercado infantil descubrió que los colores rosado y celeste era lo único que predominaba. Por eso, decidió que su propuesta sería todo lo contrario: paletas neutras, bordados, telas más cuidadas. Y que sus productos serían de lujo, pese a las vaivenes económicos de la Argentina que amenazan constantemente a los emprendedores.

"Siempre confié mucho en qué me genera a mí o lo que yo quería generar con la marca. Por eso siempre tenía cosas muy determinantes. Quería colores neutros, que los artículos sean de excelente calidad y que tengan detalles únicos, ya que le dan un plus al producto y te diferencian de la competencia".

"Yo no escatimo en nada. En la tela, en el packaging, en el bordado. Vos ves un producto de lujo desde que lo elegís hasta que te lo llevas. Y eso es muy complicado en el país en el que vivimos tratar de mantenerlo porque siempre estás resignando ganancias para no bajar la calidad. Pero yo decidí de que quiero que mi marca siempre sea así", agrega.

2- Trabajar junto al cliente

El cara a cara con los clientes suele ser fundamental en la mayoría de los negocios. Sin embargo, para La Blancherie se convirtió obligatorio debido a sus productos personalizados. "Cada cliente es un mundo, por eso nunca quise perder el concepto de boutique ni salir a la calle con un local. Mi producto es muy personal y quiero transmitir una experiencia personalizada. Quiero que la persona que venga sienta que está en un momento único y que lo ayudamos a ver cómo armarlo, a pensarlo de la manera en que se sienta más cómoda, más identificada. Mi cliente es muy exquisito, no somos una marca masiva. Siempre lo quise mantener de esa manera y me encanta que mi cliente sea exclusivo porque me hace a mí ser exigente y superarme todo el tiempo".

"Es un trabajo de a dos, tanto mío como diseñadora como del cliente que me enseña día a día. Es muy desafiante. Tenemos un estilo muy marcado pero nos podemos adaptar a ciertas y de repente nos mandan fotos de cómo quedó y decis 'lo voy a proponer porque queda tan lindo', incluso aunque me lleve más trabajo".

3- Las redes sociales y los influencers para llegar a más gente

Incluso antes de hacerse conocida, le diseñó el cuarto al bebé de la actriz Mery del Cerro. Y con el tiempo también se fueron sumando otras celebrities como Emilia Attias, Mariano Martínez y hasta adornó el cuarto del bebé más famoso de internet, Mirko. Cada vez que uno de ellos posteaba una foto del local, los seguidores en el Instagram de la marca aumentaban. Y lo más importante para un emprendedor: los usuarios de las redes confiaban y compraban sus productos.

"La marca cada vez era más conocida, entonces la gente se animaba a comprar online y eso se convirtió en un negocio paralelo ya en 2015. A mi las redes me ayudaron a construir una marca. Lo que me pasó es que la gente del interior ve mucho las redes sociales y siguen a los famosos. Y ven algo que tiene tal, lo quieren y compran online. Lo que uno muestra en las redes da cierta seguridad porque ve una marca construida, una marca de lujo, que las famosas la avalan".

"Tener contacto con celebrities me ayudó mucho a nivel redes porque me dio mucha visibilidad. Las contactaba yo. Y ahí se empieza a viralizar la marca un poco, porque empieza a tener un nombre. Más allá de que yo venía trabajando hace un año como podía, que un famoso te de difusión en redes ayuda un montón", cuenta la dueña de La Blancherie que ya tiene más de 91.800 seguidores en Instagram.

4- Abrirse a nuevos mercados

Desde su apertura en 2014, los clientes comenzaron a buscarla desde otros países del mundo. Estados Unidos, Canadá, Europa, México y, sobre todo, de Brasil y Uruguay. "Lo que pasa es que valoran lo que está hecho a mano, es un valor que hoy en el mundo se está perdiendo. Por eso ahora estamos en proceso de abrir el Mercosur con la venta online. Pero no pienso abrir cadena, lo que se va a trabajar es desde acá para el Mercosur, envíos. Esto empezó porque tenemos muchos clientes de Uruguay que viajan por el fin de semana a comprar, es increíble. O de Brasil, que por ahí se toman un avión para retirar la mercadería, a ese nivel te estoy hablando. Por esto estamos haciendo todo ahora y en noviembre lanzamos la venta al Mercosur".

5- La importancia de dar una experiencia al consumidor

Para su dueña, con el tiempo La Blancherie se convirtió en una empresa de experiencia. "Nosotros hacemos muchos eventos temáticos, para el día de la madre o el día del niño. Somos un local de ventas pero vendemos sueños, una experiencia, una ilusión para los chicos y para las madres. Cuando venís estás embarazada, o con un bebé y es algo muy especial. Creo que un poco de lo que hace destacarnos de otras marcas, va más allá del producto. Lo que nosotros vendemos es vida, porque es una ilusión, es algo muy esperado, un bebé trae alegría al hogar. Entonces es muy lindo lo que uno vende", concluye.

  • Empresa: La Blancherie
  • Edad: 28 años
  • Junto con dos compañeras en 2011 ganó una beca para exponer en Casa FOA.
  • Tres años después creó su propia marca, La Blancherie, que hoy tiene presencia en la Argentina, EE.UU., Canadá, Europa, México, Brasil y Uruguay

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.