Solá pidió al Estado que asuma que "se acabó la convertibilidad"

El vicegobernador bonaerense remarcó, por otro lado, que "hace mucho tiempo que el país está en colapso” y señaló que tocar las reservas argentinas "es una traición a la Patria"
(0)
14 de diciembre de 2001  • 11:55

El vicegobernador bonaerense, Felipe Solá, reclamó al Estado que asuma que "se acabó la convertibilidad" con las medidas tendientes a bancarizar la economía y restringir el manejo de los depósitos, por lo que pidió sepultarla, enterrarla, explicarla y empezar a pensar en "otra cosa".

"Si se acabó la convertibilidad, sepultémosla, enterrémosla, digamos discursos a favor de lo grandioso que estuvo durante cinco años y de los pésimos segundos cinco años que nos dio, expliquémosla y empecemos a pensar en otra cosa", exhortó el funcionario.

Solá remarcó que "hace mucho tiempo que el país está en colapso" y señaló que "tocar las reservas argentinas para defender el peso en el uno a uno (con el dólar) hoy es traición a la Patria".

Por otra parte, en declaraciones a una radio porteña, Solá rechazó el encuentro sostenido ayer en la Casa Rosada entre el jefe de Estado, Fernando de la Rúa, y su antecesor, Carlos Menem, al considerar que tienen en común "ilegitimidades profundas" y el "mismo modelo económico".

En ese contexto, el vicegobernador bonaerense enfatizó que "cualquier gobierno que se precie de tal cuando hay elecciones se somete a ellas para ganarlas o perderlas, se juega fuerte a ganar o a perder. Si gana se ha ratificado el rumbo y si pierde habrá que hacer correcciones".

"Este Presidente ni siquiera tuvo el coraje de ir a elecciones (el 14 de octubre pasado), es decir ni ganó ni perdió, no fue, ni frío ni calor, cero grado, que es más o menos lo mismo", apuntó Solá sobre De la Rúa.

"Y del otro lado hay un hombre que sigue siendo presidente del Consejo Superior del PJ, que no niego que no sea un peronista que pueda influir mucho sobre el peronismo, etcétera, pero que no se ha animado en dos años a dar internas para sincerar la situación sobre cuál es su real poder dentro del justicialismo", dijo el funcionario respecto de Menem y resumió entonces que "basándose en esas dos ilegitimidades profundas se produce un encuentro que además tiene algo más en común, que es el mismo modelo económico". Respecto de la situación del país, Solá opinó que "hace mucho tiempo que los acreedores de la Argentina saben que la única salida para que la Argentina les pague es que crezca, que tenga una política industrial, que tenga una defensa muy fuerte de su trabajo, que tenga un mínimo camino de salida industrial y de crecimiento".

Asimismo, el vicegobernador bonaerense dijo que "eso es lo único que le importa o debería importarle a cualquier acreedor que tenga dos dedos de frente, no la garantía ni las medidas a corto plazo, etcétera, inclusive se podría bancar un default hasta que la Argentina tenga la posibilidad de crecer".

Finalmente, Solá manifestó que "pensar que la Argentina puede tener un desbarranque es una locura, hace rato que se desbarrancó".

Fuente: DyN

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.