Segundo rescate del gobierno bonaerense en tres años. Solá se propone auxiliar al Bapro