Son colombianos, no escucharon a sus amigos y montaron un negocio en el país

Curuba Lab comenzó en la cocina de una casa con máquinas caseras y una inversión de US$5000
Curuba Lab comenzó en la cocina de una casa con máquinas caseras y una inversión de US$5000
Delfina Torres Cabreros
(0)
31 de octubre de 2019  • 11:05

"Prefiero quedarme con los problemas argentinos que con los colombianos", dice Verónica Bustamante que, junto a Rodrigo Rendón y a contramano de la mayoría de los sus coterráneos que llegan al país para estudiar y regresan luego de unos años, decidió emprender en la Argentina. En 2015 Bustamante y Rendón lanzaron la marca de jugos naturales Curuba Lab e invertirán ahora los US$50.000 que recibieron de la aceleradora Eklos, de Cervecería y Maltería Quilmes, en la profesionalización de su planta productora en San Cristóbal.

Los emprendedores -ambos oriundos de Medellín- tienen carreras pujantes relacionadas con el mundo del entretenimiento. Bustamante vive hace 13 años en la Argentina, a donde llegó cuando viajaba como mochilera tras graduarse de ingeniera electrónica. Actualmente trabaja en Hewlett-Packard (HP) y también para Universal Music. Rendón está en en el país hace 11 años, donde se recibió de diseñador industrial y trabajó haciendo arte y escenografía para firmas como Nickelodeon y Disney.

Aún así, y sin abandonar definitivamente sus profesiones, ambos apostaron a un emprendimiento propio para desarrollar un nicho virtualmente inexplorado en el mercado local. "Si en Colombia abrís la heladera de cualquier casa encontrás por lo menos dos jarras de jugo natural. Allá venden mucha pulpa de fruta para licuar y, así como acá no falta el termo para el agua para el mate, en ninguna cocina colombiana falta una licuadora", relata Bustamante, que al llegar al país se sorprendió con una oferta limitada al exprimido de naranja y el licuado de banana.

Los emprendedores recibieron US$50.000 de la aceleradora Eklos, de Quilmes
Los emprendedores recibieron US$50.000 de la aceleradora Eklos, de Quilmes

En diálogo con LA NACION aseguran que tuvieron buen sentido de la oportunidad para lanzar su producto, alineados con un boom de los jugos "prensados en frío" que llegó de Estados Unidos y un repentino fanatismo por todo lo "detox". "Nos montamos en la ola y tuvimos contacto con influencers, famosos y artistas de acá que se prendieron en esa onda que venía de afuera", sostiene Bustamante.

La marca nació en su cocina, donde empezaron a producir con máquinas caseras y una inversión inicial de US$5000. Ahora fabrican 21 productos distintos, venden 2000 litros por mes en verano, la mitad en invierno (que piensan compensar con la oferta de infusiones frías y leches vegetales) y tienen una facturación anual de $1,5 millones.

No tienen local propio, sino que prefieren apostar a la expansión de los puntos de venta (ya tienen 25 en capital federal y otros tantos en Córdoba, donde está radicado un tercer socio, Mario Andrés Chalita) y a conquistar el sector de las "grandes superficies".

Además del impulso global, los jugos recibieron en el país el empujón de la mayor presencia de inmigrantes venezolanos, que no solo los consumen sino que los ofrecen con especial entusiasmo en los bares y comercios en los que trabajan.

"Si en Colombia abrís la heladera de cualquier casa encontrás por lo menos dos jarras de jugo natural", dice Bustamante
"Si en Colombia abrís la heladera de cualquier casa encontrás por lo menos dos jarras de jugo natural", dice Bustamante

El fanatismo por los jugos une a las dos comunidades caribeñas, pero mientras que los venezolanos comenzaron a abrir kioscos y locales propios apenas comenzaron a ser más en el país, los colombianos -según ellos dos- siempre estuvieron de paso. "Pienso que los venezolanos están pasando por una realidad diferente y buscan generar raíces en otra parte. En Colombia, en cambio, mejoró la situación y aunque vinieron muchos de mi generación, la mayoría ya regresó", dice Rendón.

Para él lo más difícil de su emprendimiento fue superar la burocracia. "Tardamos un montón en gestionar todos los permisos y habilitaciones. Pero estar en la Argentina nos da una ventaja: es como cuando compras limón tucumano o vino de Mendoza. Que seamos colombianos es una especie de garantía en los jugos de fruta. Nuestras abuelas los hacían, nuestras madres los hacían; nosotros sabemos hacerlos", concluyen.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.