La nueva propuesta: fuerte reacción de los acreedores italianos. Stock amenazó con bloquear la oferta para salir del default