Suben los precios de los cigarrillos entre un 16 y un 22%

Massalin Particulares ajusta sus valores
(0)
28 de junio de 2002  

La principal tabacalera de la Argentina, Massalin Particulares, aumentará mañana los precios de los cigarrillos. Es la segunda modificación de valores desde que comenzó la devaluación, en enero pasado.

El paquete de Marlboro Box, que costaba $ 1,80, costará $ 2,10, lo que supone un aumento del 16,6 por ciento. El Marlboro Box 10, que valía $ 0,90, aumentará a $ 1,10, lo que representa un alza del 22,2 por ciento.

La competidora de Massalin Particulares, Nobleza Piccardo, ya había ajustado la semana pasada los precios de cuatro marcas (Kent, Winston, Cool y Conway). Ahora estudiará los valores del líder del mercado para después aplicar también otra suba en los demás cigarrillos, según fuentes de la compañía.

Massalin Particulares, propiedad de la norteamericana Philip Morris, dispondrá la remarcación de los Benson & Hedges, Colorado, Imparciales, Particulares y Virginia Slims. También aumentarán algunos productos de las marcas Chesterfield, L&M, Le Mans, Marlboro, Parliament y Philip Morris.

Algunos atados de Massalin también habían subido hace una semana. Tal es el caso de los Marlboro Lights, que no se volverán a encarecer. La tabacalera norteamericana mantendrá otros precios de atados de Chesterfield, Le Mans, L&M y Parliament, mientras que bajarán Freeport (-5,8 por ciento), Philip Morris Milds KS (-10,5%) y Wilton (-5,8 por ciento).

En Massalin explican el aumento por el efecto de la devaluación del peso, ya que un 60% de los insumos de los atados es extranjero: desde el filtro y el papel hasta la tinta, la cartulina, el acetato y las esencias. No obstante, reconocen que una suba puede llevar a que los consumidores opten por marcas más baratas. Nobleza Piccardo, que pertenece a la británica British American Tobacco (BAT), se sumará al aumento generalizado de su rival. Todavía se desconoce cuándo.

"Probablemente subiremos los precios", reconocen en Nobleza. "Salvo el tabaco, todo el resto del cigarrillo es de afuera", añaden.

De todos modos, admiten que el aumento deberá ser moderado. Un alza considerable volvería a mejorar el posicionamiento de los cigarrillos contrabandeados, que perdieron terreno a partir de la devaluación porque sus precios están dolarizados. También les preocupa el efecto de un incremento de precios en el volumen del mercado.

Pacto recaudatorio

Las tabacaleras y el Gobierno arribaron el mes pasado a un acuerdo de recaudación impositiva que establece su renegociación en caso de que los cigarrillos se encarezcan por encima de una meta de inflación fijada por el Gobierno. Ese nivel, que a principios de año alcanzaba un 20%, fue elevado por última vez al 50 por ciento.

El Tesoro nacional espera recaudar de las tabacaleras un piso mínimo de $ 3300 millones por la venta de cigarrillos entre enero último y el 31 de diciembre próximo. La cifra representa un incremento del 8 por ciento ($ 115 millones) con respecto al año pasado.

La Cámara de la Industria del Tabaco también se comprometió a colaborar activamente con el Gobierno en la lucha contra la evasión fiscal y el contrabando.

El convenio disponía la prórroga del actual nivel de carga tributaria sobre el precio de venta al público de cigarrillos (72 por ciento), lo que permite un horizonte mínimo de previsibilidad para todos los sectores involucrados en la actividad tabacalera. El pacto no incluyó definiciones sobre la evolución de precios, que quedaron librados a las empresas.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?