Suben más del 20% los paquetes turísticos

Afecta sólo al mercado interno, que comenzó a recuperarse en enero; aumentos del 8% en varios destinos internacionales
Francisco Olivera
(0)
8 de mayo de 2003  

La mayoría de los paquetes turísticos que ofrecen las agencias de viaje de la Argentina tendrá un incremento superior al 20% durante las vacaciones de invierno. El alza alcanza esa magnitud en los destinos de cabotaje y bastante menos, alrededor de un 8%, en algunas ofertas internacionales.

La razones que esgrimen las agencias son los aumentos que tuvieron en los últimos días los precios de los pasajes aéreos mayoristas; es decir, los boletos que les venden, en grandes cantidades, las compañías aéreas. Y ese costo, que integra casi el 80% del total del paquete turístico, se trasladará al valor que pagan los consumidores.

Un ejemplo: con la inminente fusión entre las aerolíneas brasileñas Varig y TAM, los pasajes para las agencias sufrieron un incremento de unos 30 dólares en promedio. Que no es significativo, según los operadores. "El aumento es ínfimo, porque también la caída del dólar contribuyó a la baja", dijo a LA NACION Gabriel Sánchez, socio gerente de la empresa All Seasons, que cubre destinos regionales e internacionales al Caribe y al nordeste brasileño, como Fortaleza o Porto Seguro.

En la Argentina, el cielo está menos despejado. Las empresas se quejan de que las compañías aéreas les aumentaron un 30% los pasajes. Y centran toda su atención en la principal: Aerolíneas Argentinas.

En la empresa de capitales españoles afirmaron que el incremento fue sólo del 18%, no del 30%, como dicen los operadores turísticos, y que se aplicó para compensar el alza del 6 al 9% en las comisiones que tuvieron las agencias a principios de año.

En Southern Winds, en cambio, negaron que hubiera existido tal aumento. "Lo que pasa es que en temporada alta, como las vacaciones de invierno, es normal que haya una suba. Creo que están confundiendo eso. Nosotros estamos negociando acuerdos para Chapelco, Bariloche e Iguazú, que ya están prácticamente cerrados, y sin aumentos", dijeron en la empresa de Juan Maggio.

Levantar el piso

En rigor, la queja de las agencias tiene un costado claro y otro difuso: en algunos destinos hay aumentos concretos, pero también se suma un cambio en las promociones, porque algunas aerolíneas ya no les ofrecen las tarifas más baratas, que se definen según la oferta y la demanda en cada ruta. Es decir, usan la parte media de la banda de precios, en lugar de la más baja.

La cuestión mantiene preocupados a los operadores turísticos, justo en momentos previos a la temporada intensa. Sin embargo, consideran tan sensible el tema que se cuidan de no hablar en voz alta. "Vamos a aumentar seguramente más de un 20% al público, porque los pasajes nos cuestan un 30% más caro. Pero decirlo nos perjudica", se excusó un ejecutivo de una agencia que opera en el país. Y en Badino Turismo, una de las firmas más importantes del país, no contestaron a las consultas de LA NACION.

Del lado de las aerolíneas afirman que no debería haber riesgos de incrementos para los consumidores, porque el techo que tiene un pasaje vendido por una agencia es el que ofrecen las compañías. ¿Quién podría comprar un ticket en una agencia, si en la propia firma aérea se vende más barato?, se preguntan. Sin embargo, como se trata de paquetes completos, que incluyen traslado, estada y comida en algunos casos, el aumento podría ser imperceptible, pero cierto. En las compañías aéreas juzgan los reclamos como injustos. Dicen que, aun con estas alzas, la tarifa mayorista sigue siendo exigua. "El movimiento que hubo en el turismo interno se debió, más que nada, a los bajos precios de antes, por eso ahora protestan", explicó el gerente de Ventas de una compañía aérea que opera en el país.

¿Dólar alto o bajo?

En los destinos regionales e internacionales hay otra situación. La baja del dólar ilusiona a muchos operadores, que sospechan un incremento en la demanda para los próximos días.

La circunstancia adquiere relevancia después de haber pasado un muy mal 2002 como consecuencia de la devaluación, que provocó en algunas firmas caídas de hasta el 50% en la facturación. Varias firmas intentaron compensar esas pérdidas con nuevas ofertas para el turismo interno, la única actividad que consiguió mitigar sus problemas.

"Nunca se sabe. Si gana Kirchner puede pasar cualquier cosa, y si gana Menem, también. Pero el hecho de que el Gobierno esté comprando dólares para sostener el precio de la divisa hace que muchos viajantes, en particular gente de alto poder adquisitivo, empiece a planear viajes, porque observa cierta certidumbre respecto del precio. Con un dólar a $ 2,80, hay argentinos que ya se animan a salir", se esperanzó el ejecutivo de una de las agencias que ofrecen viajes al exterior.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.