Subsidiarán a empleados de la curtiembre de los Yoma

Lo anunció el gobernador Maza; el juez de la causa cree que no hubo vaciamiento
(0)
30 de septiembre de 2005  

LA RIOJA.- ¿Hubo un vaciamiento en la curtiembre de la familia Yoma en Nonogasta? El gobernador Angel Maza recibió esa pregunta en medio de un acto oficial, un día después de que la Cámara Civil de Chilecito dispusiera que la conducción de la firma quedara en manos de una sindicatura judicial. Pero optó por no ponerle rótulos a la situación: "No ganamos nada con declaraciones". Y le pidió a la prensa que indagara si hubo maniobras de vaciamiento, a la vez que recordó que la empresa tuvo el año pasado alta facturación.

Además, el gobernador anunció que el Estado asistirá con subsidios de entre $ 200 y $ 300 a los 400 operarios suspendidos por el anterior directorio de la compañía, de un total de más de 1500 que trabajan en la firma.

Con respecto a la situación financiera, Maza tomó el mismo argumento que la presidenta del Banco Nación, Felisa Miceli, expuso anteayer en el playón de la curtiembre ante los operarios: la empresa no pagó "ni un peso" de sus deudas en los últimos siete años.

Tal como informó ayer LA NACION, Miceli señaló que la curtiembre exportó por 90 millones de dólares en 2003 y por 100 millones en 2004. "¿Dónde está esa rentabilidad?", se preguntó. Antes, había estimado que la deuda original con el banco rondaría ahora los 170 millones de pesos.

El juez Daniel Flores, presidente de la Cámara Civil de Chilecito que trabaja en el caso, le dijo ayer a LA NACION: "Del expediente que estuvimos manejando hasta el miércoles, para nada surge que haya habido un vaciamiento". Además, recordó que las propias autoridades recorrieron la fábrica y vieron que, pese a las restricciones de personal, se está trabajando. "Creo que no se llevaron ni un clavo", graficó.

Flores ratificó que el proceso concursal sigue, ratificó que la familia Yoma continúa siendo dueña de la empresa y descartó que el tribunal hubiera fallado con presión política. "El acuerdo nos da esperanza a todos. Si algo posibilitó esta salida fue la actitud de los empresarios [la familia Yoma] de retirarse del directorio y del tribunal en resolver el apartamiento".

Además, destacó el trabajo que durante siete años efectuaron los jueces con los miembros de la sindicatura y los anteriores directores empresariales.

Pese a que ayer, por el Día del Empleado Público, la actividad en la casa de gobierno era mínima, el gobernador Maza recibió a representantes de los trabajadores agrupados en la Federación de Trabajadores de la Industria del Cuero (Fatica), entre ellos al secretario general, Juan Carranza.

Suspensiones

Con respecto a los subsidios dispuestos para los trabajadores suspendidos, ese había sido uno de los pedidos espontáneos que Maza recibió en su visita a la fábrica. Esos empleados sólo cobran $ 20 por día. Las suspensiones son rotativas y por quince días, y fueron la medida siguiente a una reducción de la jornada laboral por dos horas. Hasta mayo, cuando el empleo era pleno, los sueldos oscilaban entre los $ 800 y los $ 1800.

No hay dudas de que la actividad en la fábrica está reducida. El pestilente olor que solía despedir la curtiembre anteayer era casi imperceptible. Algunos de los pocos trabajadores que se animaron a dialogar con este cronista dijeron que sólo había insumos para 10 días. Ayer, Maza pidió "paciencia y prudencia" para resolver la crisis.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?