Supercanal, una firma con problemas