Sustentabilidad: una agenda que impulsa el consumidor y que gana espacio en los negocios

Luciano Viglione (Bayer), Mariale Álvarez (Coca-Cola), Carlos Galmarini (Ford), Carla Quiroga (LA NACION), Karen Vizental (Unilever) y Gonzalo Fagioli (Cervecería y Maltería Quilmes)
Luciano Viglione (Bayer), Mariale Álvarez (Coca-Cola), Carlos Galmarini (Ford), Carla Quiroga (LA NACION), Karen Vizental (Unilever) y Gonzalo Fagioli (Cervecería y Maltería Quilmes) Crédito: Fabián Malavolta
En un evento organizado por LA NACION, referentes de las temáticas sociales y medioambientales, ejecutivos de empresas y funcionarios expusieron sobre los avances y los desafíos pendientes
Lucila Lopardo
(0)
1 de septiembre de 2019  

"Vamos a hablar de la agenda que se viene pero, en realidad, ya está acá". Con esta frase, María Laura Tinelli, directora y cofundadora de Acrux Partners, una firma especializada en inversión de impacto con sede en la Argentina y el Reino Unido, dio inicio a la tercera edición de Sustentabilidad, un evento organizado por LA NACION que pone la lupa en las temáticas medioambientales y sociales más urgentes.

En su presentación, Tinelli dijo que el pasado 26 de junio la Argentina alcanzó el "límite planetario". Ese concepto define el momento en que el consumo de los recursos naturales supera lo que la naturaleza puede producir. "Esto significa que deberíamos haber dejado de emitir carbono", apuntó. Y puso como ejemplo lo que sucede con la deforestación: "La Argentina deforesta al doble de la velocidad que otros países en el mundo, según lo calculado por el Banco Mundial. Estamos hablando de una cancha de fútbol por minuto, el doble que en otros países".

Lo mismo sucede a nivel social. "Parte de lo que hoy vivimos tiene que ver con la inequidad social", afirmó. En este contexto, la especialista en inversiones de impacto social y ambiental agregó que, a nivel global, invertir sin pensar en la sustentabilidad es ya algo imposible. "Según The Global Impact Investing Network hay US$ 502.000 millones que buscan ser invertidos con esta lógica", destacó. También habló del auge de las empresas B (las que se definen por el triple impacto: económico, social y ambiental) y del empuje que tiene la generación Z. "Los Z dicen: 'no podemos seguir consumiendo así' y empiezan a exigir a las empresas, a los gobiernos", dijo.

1. Qué hacen las empresas en la Argentina

Cinco ejecutivos de empresas instaladas en el país, en tanto, compartieron uno de los paneles del evento y contaron qué hacen dentro de sus organizaciones para procurar una gestión sustentable. Estuvieron Karen Vizental, VP de Comunicaciones Corporativas y Sustentabilidad de Unilever Latinoamérica; Mariale Álvarez, directora de Asuntos Públicos, Comunicación y Sustentabilidad de Coca-Cola de Argentina; Carlos José Galmarini, director de Asuntos Públicos y Comunicaciones de Ford Argentina; Luciano Viglione, director de Asuntos Públicos & Sustentabilidad de Bayer Región Cono Sur, y Gonzalo Fagioli, vicepresidente de Asuntos Corporativos de Cervecería y Maltería Quilmes.

Vizental explicó que la sustentabilidad en Unilever nace como un "tema cross". "En la génesis de Unilever está la sustentabilidad. Hace diez años se inició el Plan de Vida Sustentable, que hizo que este trabajo fuera más explícito hacia afuera", explicó. Y continuó: "Pensamos que hay que hacer crecer el negocio mientras reducimos el impacto ambiental. No se trata solo de hablar de marcas con propósito o de consumo responsable; el tema atraviesa todas las áreas de la organización".

La ejecutiva mencionó el código de sustentabilidad que guía a los agricultores de Mendoza, donde se producen los vegetales que van a la producción de caldos y sopas. También habló del trabajo con proveedores locales para el desarrollo de materiales sustentables con cáscaras de papas. "Desarrollamos proveedores que acá no había, en la producción y en toda la cadena de valor. Tampoco dejaría de lado al consumidor, que hoy tiene poder de transformar", apuntó. Según dijo, la sustentabilidad es negocio: hoy las marcas sustentables de Unilever crecen un 69% más rápido que el resto de las marcas de la firma y generan un 75% del crecimiento total.

Desde Coca-Cola, Álvarez contó que un objetivo de la firma es trabajar en la temática del agua. "Una de las iniciativas del programa de Coca-Cola es trabajar en optimizar el uso el agua en plantas y reabastecer a la naturaleza con igual volumen de agua que usamos en las unidades productivas. Al principio pensábamos que teníamos que reabastecer de las mismas fuentes de las que tomábamos el agua, pero después nos dimos cuenta de que ese enfoque era erróneo", contó. Fue entonces cuando surgió la posibilidad de participar con Cervecería y Maltería Quilmes y con Danone del Fondo de Agua de Mendoza, una acción que las tres firmas llevan a cabo con el gobierno de Mendoza, Aysam, Irrigación y la Alianza Latinoamericana de Fondos de Agua.

"Esta es la mirada que tenemos que tener. Mendoza es el mejor ejemplo: compañías de consumo masivo que compiten en la góndola dejan de lado esa competencia para pensar en el impacto y la comunidad. Este proyecto impacta en la calidad de vida de más de un millón y medio de consumidores", sostuvo Álvarez.

Fagioli coincidió en ese punto con Álvarez y contó también que todas las acciones de Quilmes se agrupan en la plataforma 100+Sustentabilidad. Es una herramienta que se usa, entre otras cosas, para trabajar en la producción de semillas sustentables de cebada, en la reducción del agua usada en la producción y en el trabajo con las pymes desde el programa Revuelta, que se propone ampliar la base de proveedores locales. Por último, contó que el objetivo de la empresa es que las operaciones se alimenten en un 100% de energía renovable. Por eso, se firmó un acuerdo con la empresa Central Puerto por US$280 millones, para cambiar la matriz energética a partir de 2020.

Viglione, de Bayer, consideró que la sustentabilidad "implica la manera de hacer negocios". "Nuestro principal negocio es el campo, el agro. En la Argentina, si no conservamos los suelos, si no medimos el impacto o si no tenemos cuidado con la deforestación, el negocio se va a restringir cada vez más; además, la sociedad nos pide más cuidado. El mismo suelo necesita que lo trabajemos de manera sustentable", reconoció.

El ejecutivo habló de soja intacta, un producto que hace que el cultivo sea más resistente y, por tanto, logra que se reduzca la aplicación de pesticidas. "No es solo el impacto en el sistema de protección de cultivos, sino también todo lo que implica: una menor pasada del tractor, menos transporte de agroquímicos, mayor conservación del suelo", dijo. Y resaltó también el uso de big data en los negocios y el compromiso para que hacia 2030 se reduza en un 30% el impacto que tiene todo el sistema de protección de cultivos en el medioambiente.

Desde Ford, Galmarini explicó que la innovación es muy importante para poder superar los desafíos de la industria automotriz. "Hoy hablamos de la problemática de la movilidad; el tráfico genera mucha contaminación. Se habla de pérdida económica y de tiempo, pero también está el impacto ambiental", sostuvo. Dijo que Ford es una compañía pionera en el trabajo colaborativo con otros sectores de la economía y con el Estado. "El auto pasa a ser un elemento más, integrado en un sistema inteligente de transporte en las grandes ciudades", explicó. Además, anunció que Ford hizo un cambio en su ciclo de inversiones y que se propuso la meta de lanzar 40 modelos híbridos hasta el año 2022.

La automotriz también trabaja en colaboración con firmas como Qualcomm para crear protocolos de comunicación de los autos conectados a todo. "Es un sistema que permitirá que los autos se conecten entre ellos y con el sistema público para crear un nuevo ecosistema de transporte que va a colaborar, entre otras cosas, en bajar emisiones de carbono de las grandes ciudades", aseguró.

2. Economía circular

"En 2030 vamos a ser 8000 millones de personas. Esto implica un aumento de 50% de la demanda de energía y de entre 30% y 40% de la demanda de agua", sostuvo Federico Gómez Guisoli, que desde hace seis años es embajador para América Latina de Circulab, una metodología orientada a acompañar a organizaciones a capitalizar las oportunidades económicas, sociales y ambientales que la economía circular tiene para ofrecer.

En su presentación habló de las estrategias que se utilizan en el mundo para aplicar el paradigma de la economía circular. Gómez Guisoli se refirió a algunos lineamientos a seguir: diseñar teniendo en cuenta cómo son los ciclos de vida de los productos y materiales: tener un pensamiento sistémico que incluya a la cadena de valor; repensar el modelo de negocio sin dejar de lado la necesidad de pasar, en algunos casos, de solo productos a productos y servicios; extender la vida útil de las cosas. En este sentido, mencionó la importancia de incluir materiales reciclados en los procesos productivos y mostró casos en los que se reutilizan recursos renovables, como hace Just Eat en el Reino Unido con sus envases a base de algas marinas.

3. Redes invisibles: el desafío de erradicar prejuicios

El primer joven de la comunidad wichi que estudia abogacía en la ciudad. Y otro joven, en este caso de la Villa 21-24 de Barracas que, gracias al acompañamiento de sus hermanos, pudo estudiar periodismo, hoy es editor del diario de su barrio y logró comprar su propia casa.

Como " redes invisibles" se define a las realidades en las que personas de carne y hueso brindan su tiempo y recursos para que a otros se les abran puertas. Micaela Urdinez es periodista de LA NACION, especializada en temas sociales y es quien llevó adelante el proyecto "Redes Invisibles". En el evento explicó que esta iniciativa vino después de "Hambre de futuro", que tuvo como propósito mostrar cómo es la infancia en las zonas más vulnerables del país.

"Pasaban dos cosas. Por un lado, la misma sociedad se conmovía con la pobreza infantil y quería ayudar, pero cuando esos chicos se transformaban en adolescentes pasaban a ser villeros, vagos o pibes chorros. Y esos prejuicios limitan las oportunidades", explicó. El nuevo proyecto contó con un relevamiento de la consultora Voices! que incluyó 1000 entrevistas personales y domiciliarias a nivel nacional. Así, se intentó dilucidar cuáles son los principales prejuicios de los argentinos. El 77% de los encuestados reconoció que las personas pobres son discriminadas. "Los prejuicios más arraigados son que los jóvenes son violentos, toman droga y alcohol y que, si se esforzaran, podrían salir adelante. También, que las mujeres más jóvenes se embarazan para cobrar planes", contó Urdinez, quien aclaró que parte del proyecto tenía como meta "cambiar, con datos concretos, la mirada que existe sobre la pobreza".

Urdinez explicó que, según muestran los datos, solo 9% de los jóvenes que viven en contextos vulnerables tienen problemas con las drogas y que, de las mujeres que cobran planes sociales, 50% tiene solo un hijo. "Hay mucha información que rebate los prejuicios, y quisimos mostrar chicos que sufrieron discriminaciones pero que también tienen una red de personas que los ayudan porque solos no pueden; necesitan una persona, un referente y una organización que los mire", apuntó.

Una de estas personas es Omar Gutiérrez, un joven de la comunidad wichi. Pudo viajar a Buenos Aires, para estudiar derecho, gracias a la ayuda de Martín de Dios, abogado, magíster en Economía y fundador, junto con un grupo de exalumnos del colegio Florida Day School, de la ONG Lewet Wichi. "Martín hizo contactos y armó un grupo para que me dieran la posibilidad de seguir la carrera. En la comunidad todo es en cámara lenta. Acá me costó porque me discriminan por mi fisonomía, por mi color de piel. Eso me da bronca, pero a esa bronca la transformo en más ganas de estudiar", contó Gutiérrez. Por su parte, De Dios dijo que Gutiérrez sería el primer abogado de su comunidad y que el trabajo de la ONG no supone solo abrir puertas, sino también acompañarlo en el camino, por ejemplo, con clases particulares de todo tipo.

Otro de los casos que expuso el proyecto "Redes invisibles" es el de Fernando Maldonado, editor del periódico El Católico de Caacupé. "Somos 10 hermanos. Mi papá les encomendó a mis hermanos que yo estudie y ellos me dieron esa oportunidad. Terminé la secundaria y realicé hice un taller de periodismo, donde conocí a dos chicas de LA NACION. Gracias a eso estudié periodismo en TEA, hice un posgrado en periodismo de investigación y ahora soy editor", contó.

También habló de las dificultades que tienen los habitantes de la villa al momento de buscar trabajo y tener que poner su domicilio en el currículum. "Los vecinos del barrio, en vez de poner manzana tanto, casa tanto, ponen la dirección de la iglesia. Esto tiene que ver con saltar prejuicios. Mucha gente nos trata de 'villeros', pero el portero, la mucama, todos viven en un barrio y tienen que cambiar su dirección para sobrevivir, no porque quieran mentir", aclaró.

Ya fuera de las "Redes invisibles", otra de las historias que se conocieron en la mañana del evento fue la de Ezequiel Baraja, actual coordinador deportivo y educativo de la Fundación Espartanos, grupo que fomenta el rugby dentro de las cárceles argentinas. En una entrevista con José Del Rio, secretario general de Redacción de LA NACION, Baraja contó cómo, en su caso, el deporte lo salvó. "Tuve una infancia complicada a raíz de la separación de mis padres, y entre los 13 y 14 años empecé a juntarme con personas que no me hacían bien", contó quien, en ese entonces, soñaba con ser jugador profesional de fútbol. Robó por primera vez unas canilleras en un supermercado. "En ese momento perdí mi infancia, porque me di cuenta de que por mis propios medios y de manera equivocada podía sustentar las cosas que quería", reconoció.

Baraja empezó a robar y, ya armado y a los 16 años terminó detenido en un instituto de menores. "El Estado no está preparado para contener a un menor. En el instituto te plantean te quedás o te vas y yo ahí dije me voy", relató. Ya como mayor de edad, tuvo dos condenas y terminó en la cárcel en dos períodos; en total fueron 10 años. Pero un día, vio en el medio de la cancha del penal a un grupo. "Fue un clik en mi cabeza", dijo. Y contó que no tenía idea de rugby. En estos días, en libertad, se dedica al deporte, a colaborar con la fundación y hasta escaló el Aconcagua, algo que le sirvió "para darme cuenta de que no tenía techo", destacó.

4. Los desafíos que plantea la crisis climática

En un panel moderado por Ignacio Federico, editor de Economía en LA NACION, Silvia Stang, también editora de Economía en LA NACION; Guillermo Scallan, director de Operaciones de la Fundación Avina y Aleandra Scafati, presidente de Ecomujeres y directora del posgrado Ambiente y Desarrollo Sustentable en la Universidad Católica, se refirieron a algunas de las principales problemáticas que presenta el planeta actualmente.

"En la Argentina, las temperaturas promedio anuales aumentaron entre medio grado y un grado. Esto lleva a lo que vivimos todos los días: inundaciones y sequías. Más de 50% de la superficie es desértica. Se trata de suelos que no son más productivos; hay esperanza, pero hay que trabajar ya", apuntó Scafati.

Por su parte, Scallan aclaró que "no quiere ser fatalista", pero destacó que hoy en el mundo somos 7500 millones de habitantes, de los cuales 4000 millones viven con menos de dos dólares diarios. "Si hacés zoom, te encontrás con que 2500 millones de personas no tienen baño y que 1000 millones viven sin agua potable. La situación social es crítica, lo que se nos viene es gravísimo", diagnosticó.

Stang habló sobre cómo el contexto y la actual coyuntura económica tienen su impacto en el medioambiente. "Las fuertes y rápidas devaluaciones, la caída de la actividad económica y del poder adquisitivo de las personas se traducen en más pobreza, en más indigencia. Y estos factores tienen que ver con lo medioambiental", apuntó. Para dar pruebas de este impacto mencionó datos del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), que mide la "pobreza multidimensional", es decir, si hay acceso a condiciones que hacen a la calidad de vida, más allá del dinero.

Los datos muestran que en las zonas urbanas de la Argentina alcanzadas por la encuesta, 6,2% de los hogares está al margen de los servicios de recolección de residuos; cuando se desagrega el porcentaje, se ve que entre los pobres llega a 12,3%, es decir, la tasa se triplica. Lo mismo sucede con el indicador que muestra cuántas familias viven cerca de basurales: en promedio es el 21%, pero en la población no pobre la cifra es de 15% y en la población bajo la línea de pobreza, de 37%. "Hay un camino de doble vía: quienes viven en condiciones de pobreza son los que más sufren los problemas medioambientales y, a su vez, la pobreza genera mayores problemas, por ejemplo, por la formación de asentamientos en los que no hay provisión de servicios ni puede pasar el camión de la basura", sostuvo.

5. Emprender con propósito

En un panel moderado por Carla Quiroga, periodista de LA NACION, Margarita Carlés, cofundadora de Mayma Humanidad y emprendedora; Fernando Waisman cofundador de Nahual IT; Martín Vázquez, CEO y fundador de Qualia Eyewear; y Guadalupe Marín, gerente senior de Sustentabilidad de Mercado Libre hablaron sobre cómo se puede generar un negocio con la sustentabilidad como su centro.

Marín habló del programa "Emprender con impacto". "Somos una empresa de emprendedores y para emprendedores, y nos preguntamos cómo podíamos hacer para que los que emprenden y empujan soluciones sustentables puedan crecer más rápido", contó. Para esto, la empresa lanzó una aceleradora online que vincula oferta y demanda y convoca a empresas sociales. "Tenemos que abrir los ojos y escuchar a los emprendedores, para ver cómo podemos ayudarlos", consideró.

Para Marín "existe una responsabilidad en inspirar a otros; mostrar el caso hace que otros entiendan que se tiene un modelo de negocios que genera inclusión". Para esto, Mercado Libre también trabaja con proveedores sustentables como Nahual IT, firma que da servicios de calidad de software y que nació del "Proyecto Nahual", una iniciativa de inclusión y capacitación digital y uno de los proyectos sociales y open source más grandes de América latina, que capacita de manera gratuita para que distintas personas sean testers.

"Hoy, en Nahual IT el 100% de los empleados son egresados del proyecto Nahual. De las 90 personas que están trabajando, más de 10% tiene algún tipo de discapacidad", contó. Y agregó: "Lo bueno es que vendimos el servicio y no la empresa sustentable social; no fuimos con el speech, es decir, no nos contrataron por eso los clientes", dijo.

Por su parte, Carlés definió a Mayma como un programa y una red para emprendedores de triple impacto, con presencia en seis países. El proyecto, que también cuenta con el apoyo de Mercado Libre, era en los inicios un fideicomiso, pero hoy el sistema funciona de otra manera. "Tenemos una red de inversores, hacemos 'matcheo' y convocamos a las personas", destacó. Al momento de elegir los proyectos, sostuvo que miran más a los equipos. "Cuando arrancamos teníamos mucho monoemprendedor y hoy estamos convencidos de que estamos en la era de la colaboración", aclaró.

Martín Vázquez creó Qualia para "romper con el concepto de que lo reciclado es de mala calidad". El emprendedor asegura que sus anteojos hechos en un 100% de plástico reciclado no son más caros que los del mercado tradicional y que la calidad y el precio son sumamente competitivos. En paralelo, por cada anteojo que vende la firma planta un árbol en la Patagonia, exactamente en Chubut, en un área de 40.000 hectáreas de bosque nativo que fueron arrasadas por un incendio.

6. El consumidor como protagonista

Constanza Cilley, directora Ejecutiva de Voices! presentó un estudio realizado por la consultora con Globescan en 20 países. "La conclusión es que existe una alta preocupación por el medioambiente entre los argentinos. Ocho de cada 10 están preocupados y más de la mitad están muy preocupados", sostuvo Cilley quien aclaró que esta tendencia es mayor en sectores de niveles sociodemográficos altos y entre las mujeres. Entre los problemas más apremiantes el 26% mencionó el calentamiento global, también hay otras menciones relacionadas a la basura, uso del agua y tala de bosques. No hay consenso para plantear un aumento de impuestos para acciones medioambientales: la mayoría, el 59%, dice estar en desacuerdo con eso. En tanto, el 62% de los argentinos cree que se debe consumir menos y la mitad dice estar dispuesto a pagar más por productos producidos de manera social y ambientalmente responsable.

7. El rol del Estado

Sergio Bergman, secretario de Gobierno de Ambiente y Desarrollo Sustentable, habló de la agenda ecológica de la Argentina. En un mano a mano con José Del Río dijo que "los latinoamericanos tenemos una agenda para proponerle al mundo, donde el cambio climático es un indicador, no un problema". Ante la pregunta de si es viable plantear una reducción impositiva para aquellos que respeten, inviertan y tomen acciones concretas para cuidar el medioambiente, dijo que es importante "ver qué pasa con el packaging una vez que se consumió el producto". Al final, pidió transformar las conversaciones respecto al cambio climático en políticas de Estado que no modifiquen su rumbo con los cambios de gobiernos.

Connie Isla (cantante, actriz, vegana y activista)

Cambios paulatinos hacia un consumo responsable

Cantante, actriz, vegana y activista, así se define Connie Isla quien hoy, con 25 años tiene más de 470.000 seguidores en su cuenta de Instagram. "Yo consumía carne y usaba pajitas en los locales de comida, con lo cual hago mi activismo sin juzgar", dijo al inicio de la charla con José Del Rio, secretario general de Redacción de LA NACION, que dio cierre a la tercera jornada de Sustentabilidad.

De esta manera, Isla contó cómo un camino progresivo la fue llevando a tomar mayor conciencia sobre su forma de alimentarse y sobre su forma de usar los recursos, por ejemplo, el plástico. "Te empezás a cuestionar cosas sobre el medioambiente y la sustentabilidad. Qué tenía puesto, quién lo hizo, cómo, cuánto iba a tardar en biodegradarse una botella; dejé de usar bolsas de plástico, hice cambios en mi cosmética e higiene femenina", dijo. Y subrayó en todo momento que los cambios fueron paulatinos, que es "difícil hacer todo de una" y que el propio sistema hace que sea complicado. "Por ejemplo, el papel higiénico solo se comercializa envuelto en plástico, ahí no hay opciones. Como consumidores hay que exigir que las cosas cambien", dijo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.