Serio pero no solemne. Tato Bores enseña cómo se fijan los precios