Telecom no quiere vender su participación en Argentina, tras el avance de Telefónica