Teme la UIA reclamos más radicales