Suscriptor digital

Temen que vuelva a bajar la nota del Bapro

Una nueva caída de su evaluación por las calificadoras podría dificultar su capacidad de captar fondos en el exterior.
(0)
29 de marzo de 2000  

La decisión del Banco de la Provincia de Buenos Aires (Bapro) de dar a conocer, en los próximos días, su pérdida patrimonial correspondiente a 1999, estimada en 300 millones de pesos, impactó ayer en la City porteña. Fuentes del Ministerio de Economía bonaerense y directivos de bancos coincidieron en el temor de que, como consecuencia de ese "blanqueo", las calificadoras internacionales le bajen la nota a la entidad que preside Ricardo Gutiérrez.

Ya el año último, la evaluadora de riesgo Moody´s redujo de D+ a D la calificación del Bapro. "Sería malo que en virtud de los nuevos números, ocurriera. Se trata del segundo banco del sistema", dijo a La Nación un banquero. Una baja en la nota de la entidad se traduciría en una mayor dificultad para captar fondos en el exterior.

Tal como adelantó ayer La Nación , el Bapro admitirá una disminución cercana al 21% en su patrimonio neto (de $ 1300 a 1000 millones), por una mala administración de créditos. "Que previsionaban sus préstamos como se les ocurría era vox populi. La duda es por qué ahora van a transparentar sus números", explicó una alta fuente de una entidad privada. También hubo suspicacias sobre el verdadero fin de la decisión. "Al Banco Central se le cayó el último argumento que usó para impedir que el Provincia se expandiera hacia el resto del país o participe de las privatizaciones de otras entidades provinciales, como en su época quería Frigeri", dijo un ejecutivo de una entidad privada líder.

Anoche, Rodolfo Frigeri se comunicó con La Nación para deslindar responsabilidades por la situación patrimonial del Provincia. El ex banquero aclaró que entre diciembre de 1997 y mediados de 1999 no estuvo al frente de la entidad, al ocupar una banca como diputado nacional. Lo reemplazó en ese cargo Carlos Sánchez, ex viceministro de Economía de Domingo Cavallo.

Frigeri retomó luego brevemente la conducción del banco, por lo cual señaló que sólo era responsable por la mitad del ejercicio del año último. De todos modos, durante ese período conservó su cargo de presidente del grupo Banco Provincia.

Silencio en La Plata

Consultado por La Nación acerca de las consecuencias que podría generar en la provincia el resultado negativo del balance, el ministro de Economía bonaerense, Jorge Sarghini, eligió el silencio. Sin embargo, voceros del ministro descartaron cualquier contratiempo para las finanzas provinciales. Aceptaron, sí, la posibilidad de que los datos devengan en una reducción de la nota por parte de las calificadoras de riesgo.

La jefa de la misión del FMIencargada de monitorear las cuentas argentinas, Teresa Ter-Minassian, reconoció en Nueva Orleans que había dialogado con Gutiérrez para analizar el estado de la entidad.

"La provincia de Buenos Aires utilizó el año pasado bastante liquidez del banco y eso le creó problemas, pero Gutiérrez nos dijo que este año debe negociar con la provincia cómo se financiará el déficit". La funcionaria agregó: "No hay necesidad de plantear la privatización de la entidad, eso nunca fue un eje de discusión".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?