Tensiones que invaden el campo

La "nueva economía" ha transformado el sector agropecuario, pero al mismo tiempo que lo moderniza aumentan las exigencias.
La "nueva economía" ha transformado el sector agropecuario, pero al mismo tiempo que lo moderniza aumentan las exigencias.
(0)
25 de marzo de 2000  

LONDRES.- Para disipar toda ilusión pastoril respecto de la industria agropecuaria actual, basta darse una vuelta por el "paraíso de los cerdos". Estos quince kilómetros de tierras al norte de Ames, Estado de Iowa, en los Estados Unidos, produce casi un diez por ciento de los cerdos del país. Pero no hay ni un animal a la vista. En galpones inmensos de metal se crían hasta 4000 cerdas por turno para la matanza. Sus dietas se monitorean cuidadosamente, se limpian las heces regularmente, las atienden operarios con ropa de cirujano cuidadosamente desinfectada.

También se puede visitar las granjas del Mato Grosso al sudoeste de Brasil. Aquí una plantación de soya puede cubrir 60.000 hectáreas y el agricultor puede tardar un día entero en recorrer ida y vuelta un campo con su tractor.

O se puede visitar un vivero gigante al sur de Amsterdam, donde las computadoras cuidan 280.000 rosales con apenas un toque del jardinero.

Desde la Segunda Guerra Mundial, la industria agropecuaria ha crecido, se ha vuelto más intensiva y más especializada, en el mundo desarrollado y en gran parte del mundo en desarrollo. Es una de las mayores ramas de la economía mundial, que emplea a 1300 millones de personas y produce US$ 1,3 billón al año. La producción mundial de alimentos ha aumentado un 25 % en los últimos cuarenta años, mientras que sólo se ha incorporado a la producción un 10 % más de tierras y la población se ha incrementado en un 90 %. Los precios de los alimentos en términos reales han caído en dos quintos, por lo que los consumidores ricos de los Estados Unidos ahora sólo gastan un 14% de sus ingresos en este rubro. ¿Entonces ha sido un gran éxito? No del todo. Hoy, la industria agropecuaria moderna está siendo transformada por muchas de las tecnologías que se ven en otras industrias, pero también está sujeta a condicionamientos políticos y económicos particulares.

Se quiere que produzca comida barata en abundancia, pero al mismo tiempo que tenga en cuenta las cuestiones ambientales y cuide los paisajes rurales, el bienestar de los animales y la salud de los consumidores. Se espera que los agricultores respondan a las fuerzas del mercado, pero se encuentran tan protegidos en algunos países y tan marginados en otros que apenas si pueden maniobrar. El actual debate respecto de los cambios genéticos introducidos en los alimentos es simplemente un síntoma de tensiones mucho más abarcantes.

Renovado Agribusiness

El Agribusiness -término acuñado por Ray Goldberg de la Facultad de Estudios Empresarios de Harvard- era una cadena ordenada de empresas e instituciones que incluía productos básicos tales como las semillas, los fertilizantes y la maquinaria y también las procesadoras de alimentos y los distribuidores y minoristas. Cada eslabón de la cadena se relacionaba con sus vecinos a uno y otro lado y tenía poco contacto con el resto. Las familias agricultoras eran un elemento central del sistema. Decidían qué cultivar y dónde vender, corriendo los riesgos y quedándose con una porción razonable de las ganancias.

En 1950, el Agribusiness mundial sumaba unos US$ 420.000 millones y los productores agropecuarios creaban valor agregado equivalente a un tercio del total. Para el año 2028, el mercado podría llegar a un valor de US$ 10 billones y el doctor Goldberg calcula que la participación de los productores caerá a un 10 por ciento.

La competencia global y las nuevas tecnologías están forjando nuevas relaciones al interior de los distintos niveles del Agribusiness y entre ellos, transformando la cadena en una compleja red. En los países ricos se está pasando lentamente de una industria masiva de productos primarios a una "agricultura de boutique", produciendo bienes altamente especializados. Los consumidores están mejor informados y son más exigentes. Y las empresas se concentran, buscando mayor eficiencia y economías de escala. Esta tendencia resulta evidente en los dos extremos de la cadena alimenticia: las semillas y los supermercados.

En Europa y partes de Asia, el Agribusiness moderno aún no está en condiciones de implementar la fabricación al instante como la que practica la Dell Computer, en la que el pedido del cliente pone instantáneamente en marcha un nuevo ciclo de producción. Pero ese día se acerca y los productores agropecuarios se están preparando.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.