Ternera braseada, creme brulée de dulce de leche y malbec para el cierre del G-20 de los ministros de Finanzas

Francisco Jueguen
(0)
29 de noviembre de 2018  • 23:37

La foto de familia de los ministro de Finanzas se cerró sin inconvenientes, cruces polémicos o chispazos entre las delegaciones, quizás a la espera de lo mas álgido de G-20, que tendrá que ver con las negociaciones entre los líderes y las bilaterales entre los países en los que se debatirá sobre los desafíos del comercio internacional y las consecuentes volatilidades.

En el Centro de Exposiciones y Convenciones (CEC), el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, fue el anfitrión de una cena final en la que cada uno de los presentes ofreció formalmente en una plenaria cerrada a los demás sus perspectivas -que estarán en el documento final- y los desafíos pendientes. Según contaron fuentes presentes en el encuentro se focalizó en el buen diálogo mantenido en el año. La delegación de Japón estuvo a cargo del cierre a la espera de Osaka 2019.

Cada uno de los ministros de Finanzas del G-20 tuvo tiempo para su presentación mientras los demás cenaban ternera braseada, papás en láminas con queso cuartirolo, hongos y vegetales asados. De postre se sirvió creme brulée de dulce de leche, alfajor santafecino y garrapiñada, y como bebidas se ofreció el Iscay Malbec o el Trapiche Medalla Chardonnay. El primero, cosecha 2012 y el segundo, cosecha 2015, contaron a LA NACION.

En el CEC hay varias salas, pero la reunión fue en llamada sala A de la planta baja. Allñí se hizo la reunión fornal de ministros y deputys. Antes de ingresar al salón, se realizó un cocktail del que participaron los ministros, asesores y sherpas, y directivos de organismos internacionales. Entre ellos estuvo la directora gerente del FMI, Christine Lagarde.

Según contaron, allí hubo un copas de vino, jugo, gaseosas y los clásicos "calentitos". Quien presidió el cierre fue, claro, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne. "Hubo muy buen humor e incluso muchos aporvechaban para sacarse selfies con Lagarde", contó un invitado. Todo se atrasó, debía terminar cerca de las 9,15, y finalmente terminó a eso de las 22. No hubo show.

"Concluyó la reunión de los ministros de Finanzas del G-20, la última bajo la presidencia argentina. Hubo un muy buen clima de cooperación, felicitaciones a la presidencia por la agenda tan relevante y por mantener al G-20 en un diálogo constructivo todo el año. Los ministros se fueron satisfechos y preparados para arrancar la cumbre de líderes", contaron a este medio desde el ministerio de Hacienda.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.