Tiempos violentos para los inversores poco despabilados