Los préstamos prendarios bajaron 30% en los últimos cinco años

El volumen de financiamiento sufrió un retroceso por la inflación
El volumen de financiamiento sufrió un retroceso por la inflación Fuente: Archivo
(0)
25 de febrero de 2019  

Los préstamos prendarios mostraron una tendencia a la baja en términos nominales durante los últimos cuatro meses de 2018. La duración de la baja es similar a la que se produjo a principios del año 2014. Estos préstamos, cuyo monto está determinado por un porcentaje sobre un bien mueble registrable que se entrega en garantía prendaria (la compra de autos es el uso más corriente), han sufrido una disminución del 30% en valores reales ajustados por el índice de inflación durante los últimos 5 años, indica un informe de la consultora First Capital Group.

El volumen de financiamiento fue disminuyendo en la medida en que se fue desvalorizando la moneda producto de la inflación. A comienzos de 2014, el stock alcanzaba los $31.652 millones -$139.153 millones ajustados por la variación del índice de precios al consumidor-, en tanto que a fines de 2018, el saldo real superaba los $97.398 millones, un 30% menos. La cifra representa una suba interanual del 9,9%, contra los $88.639 millones al cierre del mismo mes del año anterior en términos nominales, por debajo de la inflación del mismo período.

"Muchos factores se asociaron, el más evidente fue el alza de la tasa de interés activa. Esto desalentó la renovación de vehículos que se encontraban dentro del rango de uso normal, por lo cual se puede esperar a producir el recambio en mejores condiciones, postergando su consumo", explicó Guillermo Barbero, socio de First Capital Group.

El volumen de financiamiento muestra una caída desde enero de 2014 hasta julio de 2016, con una breve recuperación durante el período preelectoral de 2015. Luego se retomó una tendencia alcista durante el segundo semestre de 2016, que se extendió hasta fines de 2017. A partir de allí, con la devaluación de la moneda, comenzó una baja sostenida de los saldos financiados con prendas durante todo el año.

"La volatilidad de la tasa de interés trajo aparejada una disminución de los plazos que se ofrecían en las financiaciones, ítem de suma importancia pues los plazos requeridos son en general superiores a los 24 meses. Y el alza del tipo de cambio, que se trasladó en gran medida al precio de las unidades nuevas, junto con los anteriores factores, hace inalcanzable el crédito para amplios sectores de la población", afirmó Barbero.

"Por último, los magros resultados de la cosecha anterior derivaron en una abstención en todo tipo de consumos que no sean estrictamente necesarios para la subsistencia familiar y la manutención de la fuente de producción", finalizó.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.