Toda la atención en la deuda

Gran interés por las tratativas con el FMI y con los bonistas
(0)
29 de febrero de 2004  

La reunión de los bonistas argentinos en Nueva York, el superávit de $ 1600 millones alcanzado en enero y el "cruce de críticas" -como lo llamaron los medios- entre José María Aznar y Néstor Kirchner por la relación de la Argentina con el FMI fueron temas de especial interés para la prensa internacional durante la última semana, según el monitoreo realizado por GlobalNews¨, el servicio de seguimiento de noticias publicadas en 33 países de International Media Consulting Group.

Financial Times de Inglaterra destacó: "Los tenedores de bonos se encuentran para planificar la recuperación de pérdidas. Los representantes de los inversores con más de US$ 30.000 millones en bonos argentinos en default se reunirán en Nueva York para trabajar en un plan conjunto para recuperar sus pérdidas. El encuentro del Global Committee of Argentina Bondholders (GCAB) -una organización formada el mes pasado que reúne a los inversores minoristas e institucionales internacionales- tiene lugar mientas las relaciones con el gobierno argentino se vuelven cada vez más amargas. Las autoridades argentinas han intentado desacreditar al grupo desde su formación, argumentando que algunos de sus representantes carecen de poder de negociación formal y sugiriendo que no tienen una dirección o teléfono. Hans Humes, uno de los dos presidentes del GCAB, defendió la legitimidad del grupo y sugirió: "Los argentinos no parecen querer ninguna organización formal de representantes de los tenedores de bonos porque probablemente sienten que pueden obtener un mejor acuerdo dando una oferta de tómelo o déjelo". Kirchner se ha negado a suavizar su posición".

Expansión de España publicó: "Reunión de los bonistas argentinos en Nueva York. Los tenedores de bonos argentinos están redoblando sus esfuerzos para intentar recuperar su dinero. El monto de la deuda asciende actualmente a 99.400 millones de dólares. El gobierno argentino ofrece a los bonistas 25 centavos por cada dólar que debe, una cantidad que los acreedores consideran claramente insuficiente y que ha merecido incluso una reprimenda pública por parte del G-7. Se reunieron en Nueva York representantes de estos inversores, tanto particulares como institucionales, que tienen bonos por valor de 30.000 millones de dólares. Kirchner no ha mostrado mucho interés por acelerar el proceso de reestructuración de la deuda argentina. Han sido las presiones de los altos organismos internacionales las que han obligado a tomar algunas decisiones, como la elección de los bancos asesores del proceso".

El Nuevo Herald de los Estados Unidos señaló: "Lavagna involucra al G-7 en pago de acreedores de bonos argentinos. Lavagna declaró que la solución de los acreedores de bonos de su país podría estar en el G-7. A los 400.000 italianos que compraron bonos, la Argentina no puede ofrecer más de lo que ha dicho, el 25% de su valor, pero los caminos para aliviar su drama existen y "están en las manos del G-7", afirmó. "Es inútil que se continúe presionando a la Argentina: el G-7 o el FMI podrían estudiar una propuesta para diferenciar a los pequeños de los grandes acreedores", manifestó. Tras precisar que no podía indicar cuál sería el camino que este grupo de países podría seguir, dijo que "el G-7 puede mucho, muchísimo, si quiere".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.