Todo tiempo pasado fue mejor

El bienestar se fue con la infancia
(0)
22 de octubre de 2000  

El trabajo de Gallup pidió a los encuestados que compararan su situación económica con la de sus padres cuando ellos eran chicos. Los que más expresaron una baja en su nivel de vida fueron las personas de 25 a 34 años (con el 43%), los integrantes de la clase media baja (con el 42%) y los que tienen estudios secundarios (41 por ciento).

En cambio, declararon que su situación mejoró los mayores de 50 años (con el 44%) y, sobre todo, las personas de nivel socioeconómico alto y medio alto (50 por ciento).

En términos generales, las opiniones están divididas. Un 38% manifestó que su situación económica empeoró con respecto a la de su infancia, un 37% que mejoró, y un 5% no contestó la pregunta.

Con respecto al futuro de sus propios hijos, el 44% de los encuestados opinó que su nivel de vida será mejor, un 18% que será peor y un 12% que será igual. Un 26% dijo no saber qué responder.

En todos los estratos sociales se detectó un mayor número de optimistas. Pero fue, una vez más, la clase media la que mostró el mayor número de pesimistas (un 23% opinó que sus hijos tendrían un nivel de vida más bajo).

Factores de cambio

Los encuestadores también presentaron a la gente un listado de cosas que podría mejorar su situación económica, y se preguntó cuál de ellas consideraba más importante.

La mayor parte de los encuestados (el 35%) eligió como factor de éxito económico la alternativa "trabajar duro", y un 25% los estudios.

Más atrás se posicionaron "tener suerte" (12%), "tener viveza" (10%), "tener buenas amistades" (9%) y "recibir ayuda del Estado" (6 por ciento).

"Trabajar duro" es un atributo que tiene el mayor consenso en la clase baja (con un 41%) y entre los residentes en el Gran Buenos Aires y los encuestados de 35 a 49 años (con un 39 por ciento).

En cambio, los estudios fueron más nombrados por los entrevistados de clase alta y media alta (con un 37%) y los jóvenes (35 por ciento).

Resulta interesante comparar estos datos con los de doce años atrás. En 1988, la idea de que trabajar mucho era lo más importante para salir adelante se llevó el 35% de las opiniones, frente al 52% actual. El peso dado a la educación, en tanto, subió del 12 al 25 por ciento. La necesidad de tener buenas amistades y relaciones pasó del 5 al 9%, y la de recibir ayuda del Estado del 3 al 6 por ciento.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.