Suscriptor digital

Traba a los pollos brasileños

La decisión del juez federal de Entre Ríos de fijar cupos a la entrada de ese producto, que había sido apelada por el gobierno nacional, volvió a tener vigencia tras una nueva instancia judicial.
(0)
21 de marzo de 2000  

Toda la voluntad política del Gobierno para expresar que el Mercosur sigue en pie no impidió que los conflictos comerciales que provocaron la devaluación del real siguiesen su curso. Tras dos meses de calma, nuevamente hay cupos máximos para la importación de pollos enteros eviscerados desde Brasil.

La medida fue tomada el 21 de noviembre último por el juez federal de Concepción del Uruguay, Juan José Papetti, tras una denuncia de productores entrerrianos y del Centro de Empresas Procesadoras Avícolas (CEPA).

La sentencia, que fijó el cupo en 3742 toneladas de pollos por mes, fue apelada por el gobierno de Menem, que entendió que la Justicia no podía intervenir en la política comercial exterior del país.

Al mismo tiempo, se ordenó al departamento de Legales del Ministerio de Economía que comunicara a la Aduana que los cupos ya no tenían vigencia, El 30 de diciembre, la Cámara Federal provincial resolvió en favor del Estado nacional por dos votos contra uno en la apelación a la sentencia en primera instancia. Pero el CEPAy los productores avícolas entrerrianos apelaron la decisión de la Cámara, que ahora debe decidir si devuelve al juez Papetti el fallo para su revisión o si se eleva ante la Suprema Corte de Justicia.

Esta apelación provoca que se mantenga firme la sentencia en primera instancia, por lo que la Cámara Federal provincial debe aún comunicar a la Aduana que vuelva a aplicar los cupos para la importación de pollos brasileños.

Según fuentes empresariales argentinas, en lo que va de este mes se importaron desde Brasil 3400 toneladas, por lo que durante esta semana se podría acabar el cupo máximo fijado por el juez. Esa pauta resultó de promediar la cantidad total de pollos importados durante los primeros diez meses de 1999.

En la frontera

Directivos de la Aduana de Paso de los Libres, Corrientes, aseguraron a La Nación que ayer no ingresaron camiones con pollos de Brasil en la Argentina, pero lo atribuyeron a la "casualidad".

En Paso de los Libres celebraban el día del patrono de la ciudad, y por eso la actividad era prácticamente nula. "Hoy no van a entrar pollos, no tenemos ningún pedido de importación", dijo ayer, a las 18, uno de los funcionarios aduaneros de guardia. Afirmó que en esa área no tenían ninguna directiva nueva respecto del ingreso de los pollos, y sólo realizan las verificaciones fitosanitarias habituales. "Sobre el regreso del cupo no tenemos ninguna instrucción", sostuvo el funcionario y admitió desconocer la decisión de la Cámara Federal de Paraná.

Para demostrar que en este momento no se había puesto un techo al ingreso, recordó que durante el breve lapso en que rigió la disposición del juez Papetti tenían que consultar por el cupo disponible a la División Convenios de la Administración Nacional de Aduanas, en Buenos Aires, que autorizaba el tonelaje.

"Esto no ocurre hoy, entra el que quiere mientras cumpla con los requisitos fitosanitarios, que garantice la sanidad", concluyó.

Antecedentes

La denuncia judicial de los productores avícolas llegó ante la demora de más de dos años y medio en la investigación por dumping.

El CEPA presentó la denuncia en septiembre de 1997, El ministro de Economía, José Luis Machinea, expresó a los productores que la investigación dio por resultado que se deben aplicar derechos antidumping, pero que sólo se aplicarían cuando se hayan acabado las instancias de negociación con Brasil.

En el CEPA comprendieron que la estrategia del Gobierno es negociar con la medida ya aprobada, de manera de que si se llega a un acuerdo privado, sirva como garantía de cumplimiento.

El conflicto de los pollos está en la agenda de las negociaciones que se iniciarán mañana en Buenos Aires entre funcionarios de ambos países.

Otro de los puntos que se deberá negociar esta semana será la controversia que se generó cuando el Servicio Nacional de Control y Sanidad (Senasa) anunció que aplicaría a los pollos brasileños un control adicional que garantice que los productos ingresan libres de la enfermedad de Newcastle. La medida se encuentra suspendida y una delegación argentina viajó a Brasil a inspeccionar las condiciones de sanidad de los productores en ese país.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?